•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Listo para gritar… ¿Quién causa tanta alegría? Este viernes, los católicos celebran con devoción La Purísima o Gritería, en honor de la Virgen María, una tradición que en Nicaragua también da inicio a las fiestas decembrinas de los cristianos.

La celebración reúne y atrae a creyentes y escépticos, que salen en masa a las calles a cantarle a cada altar de la Virgen que encuentran a su paso, y a cambio reciben regalías.

Aquí te compartimos 10 datos importantes que todo devoto debe conocer sobre esta tradición mariana.

1. El origen de La Purísima, ¿León o Granada?

Según historiadores, la celebración de La Gritería inició en el año 1857, es decir hace 161 años en el barrio San Felipe de la ciudad de León y que de manera simultánea los franciscanos llevaron la celebración a Granada.

Sin embargo, los habitantes de la Gran Sultana reclaman que su devoción a la inmaculada Concepción es aún más antigua, y según el historiador granadino, Jorge Díaz, la primera Purísima en Granada se celebró en el año 1725 en el templo de San Francisco, hace 293 años. 

2. Lavada de la plata.

Esta tradición se realiza cada 6 de diciembre en El Viejo, Chinandega. Consiste en que los feligreses llevan sus objetos de plata para lavarlos con un pañuelo en el que se echa bicarbonato y limón para pulir los objetos hasta que queden limpios, seguidamente los feligreses dan una ofrenda a la mayordoma de las fiestas a la virgen de la Inmaculada Concepción.

3. Ciudades más emblemáticas

León y Granada han sido los departamentos donde esta tradición de La Gritería ha sobresalido por el fervor a la Virgen de la Inmaculada Concepción de María. Con el paso de los años, los demás departamentos del país se han sumado a la celebración, para dar gracias por favores recibidos.

4. La Gritería Chiquita

Era 1947 y León llevaba varios días bajo una enorme nube de cenizas a causa de una erupción del volcán Cerro Negro. Sus habitantes le imploraron a la Asunción de la Santísima Virgen María que cesara la erupción del Cerro Negro y a cambio harían una Gritería en su nombre. En agradecimiento al favor recibido,  los católicos leoneses celebran esta fiesta cada 14 de agosto.

5. Originalidad en los altares

En el mejor de los casos, los altares son adornados con ramas del árbol nacional El Madroño, palmas de coco o cualquier otra planta de hojas verdes vistosas. No faltan las flores naturales o artificiales y con los años los católicos empezaron a utilizar luces de colores para poner más brillo a los altares dedicados a la imagen de la inmaculada Concepción de María.

6. Fiesta trasciende fronteras

“María de Nicaragua, Nicaragua de María”. Los nicaragüenses que habitan en el exterior, celebran con el mismo entusiasmo esta tradición a pesar de no estar en sus barrios y con su gente. En ciudades Estados Unidos, España, Canadá y Costa Rica, las comunidades nicaragüenses se reúnen para elaborar altares, programar rezos  y entonar los cantos y demostrar su devoción mariana. 

7.Gritar o cantar

Con panderas, guitarras o simplemente con las palmas, los católicos antes de recibir la gorra preparada por los promesantes, entonan  cánticos a La Purísima Concepción de María, entre los más populares: “Tu Gloria”, “Por eso el cristianismo”, “Oh Virgen de Concepción”, “Toda hermosa”, entre otros. Esta costumbre es generalizada en todo el país a excepción del departamento de León, donde las personas lanzan el tradicional grito de “¿Quién causa tanta alegría?” y en coro todos responden: “¡La Concepción de María!”, en inmediatamente los que han colocado altares empiezan a repartir el brindis o la gorra.

8. El brindis o la gorra

Desde que inició la festividad, en el brindis tradicionalmente se repartían trozos de caña de azúcar, nancite encurtido, gofio, coyolito, ayote en miel, limón dulce, banano, matracas, pitos y caramelos. Sin embargo, la gorra ha evolucionado y en los últimos años, las familias han incorporado los granos básicos, juguetes, recipientes plásticos y platos típicos como el vigorón, el nacatamal, indio viejo, entre otros.

9. ¿Califica para ser Patrimonio histórico de la humanidad?

La Purísima representa un hecho cultural-religioso que sin importar la condición económica de las familias, año con año se realiza en la mayoría de los hogares católicos. Es una festividad que demuestra la identidad cultural del nicaragüense, el mestizaje, su fe y devoción, por eso desde el 2012 y sin éxito, Nicaragua ha solicitado a la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) que se declare La Purísima y La Gritería, como Patrimonio Intangible de la Humanidad. 

10. La Purísima en medio de la crisis

Aunque la tradición nos había enseñado que esta fiesta se celebraba a partir de las 6: de la tarde hasta el anochecer, este año debido a la crisis sociopolítica que atraviesa Nicaragua, muchos católicos devotos de la virgen María en diferentes municipios y ciudades del país han decidido comenzar La Gritería desde el mediodía, como una medida para velar por la seguridad de los católicos que han salido a gritar: ¿Quién causa tanta alegría?