•   León, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

La Gritería en la ciudad de León se celebró a diferentes horarios, según cada católico que decidió colocar altares para ofrecer brindis a los participantes de la tradicional fiesta de La Purísima.

A diferencia de años anteriores y como consecuencia de la crisis sociopolítica que viven los nicaragüenses, la Gritería se celebró de manera alternativa en dos horarios: al mediodía y a las seis de la tarde.

Sin embargo, pese a las restricciones policiales en la comercialización y uso de algunos productos pirotécnicos, tanto al mediodía como a las seis de la tarde hubo abundante quema de pólvora.

Luego de las seis de la tarde, cumpliendo con la tradición religiosa, una gran multitud de personas se congregó en el interior y en los alrededores de la patrimonial Basílica Catedral de León, atraídos por el tradicional espectáculo de fuegos artificiales y bailes de gigantonas y enanos cabezones.

El obispo de la Diócesis de León, monseñor César Bosco Vivas, presidió la solemne eucaristía en honor a la Concepción de María, acompañado del clero diocesano e invitados especiales.

El frontispicio del edificio religioso fue iluminado con luces celestes, que resaltaban la belleza arquitectónica, que además fue rehabilitada en su exterior.

Durante la homilía, monseñor Vivas hizo un llamado a los nicaragüenses a celebrar la Gritería. “Es una de las expresiones de fe, que identifican a León, lugar que dio origen a La Gritería y que posteriormente se irradió a todo el mundo”, expresó monseñor Vivas.

Gloria Canales, una feligresa originaria del barrio Guadalupe que acudió a la eucaristía en Catedral afirmó que debido a la inseguridad que se vive desde abril y tomando en cuenta que muchas personas viajan desde las comarcas a la ciudad, decidió celebrar La Gritería en su hogar en horas del mediodía.

“A la Virgen (María), se le celebra todos los días y a toda hora, pero este 7 de diciembre mi familia decidió celebrarla al mediodía, porque León se ha convertido en una ciudad insegura en la noche”, dijo Canales de 55 años.

El frontispicio del edificio religioso fue iluminado con luces celestes, que resaltaban la belleza arquitectónica, que además fue rehabilitada en su exterior.

En el costado norte del parque central Máximo Jerez se edificaron hermosos altares alusivos a la Gritería, también fue notoria la presencia de “Florentina”, la gigantona más grande de Nicaragua.

Después de las ocho la noche, la población que se congregue en el atrio de la Catedral leonesa se deleitará con música religiosa interpretada por grupos locales y nacionales.