•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Una hamaca colgando de una viga y unos juguetes sobre una silla, son los artículos que se observan en el lugar donde habitaba desde hace un mes Elis Leonidovna Gonn, la mujer que el miércoles atacó al sacerdote Mario Guevara Cerda con ácido sulfúrico, en la catedral de Managua. La Policía y Migración la identifican como originaria de Rusia.

Vecinos de la extranjera afirman que la mujer tenía un comportamiento extraño, porque en ocasiones hablaba sobre la muerte.

Las personas que viven en el condominio donde Gonn rentaba una habitación pequeña, a un precio de 80 dólares, relatan que la mujer recibía visitas por las noches y “como hablaba fuerte, siempre se escuchaba lo que decía”.

“Un día escuché que preguntaba cómo era la muerte”, relata una inquilina del lugar, quien prefirió omitir su nombre.

La mujer de origen ruso salía desde la 8 de la mañana de su casa y regresaba a eso de la 5 de la tarde, siempre acompañada de su hija de 2 años. Los demás inquilinos dicen que Gonn llevaba a la niña al Parque Japonés, constantemente.

“Nosotros nos sorprendimos cuando vimos las noticias, no creíamos que ella podía hacer eso”, dijo Macdiel Jarquín, habitante de la zona donde vivía la atacante.

En esta hamaca pasaba la mayor parte del tiempo en casa la mujer señalada de atacar a un sacerdote con ácido. Orlando Valenzuela/END

Relatos compartidos por los vecinos afirman que Gonn nunca mencionó que tenía un trabajo; sin embargo, ella siempre llegaba con productos varios de supermercado, los que, según decía, “los pagaba por medio de tarjetas”.

VISITÓ EL PSIQUIÁTRICO

También aseguran que la niña estaba bien cuidada por ella, siempre la miraban jugando con la pequeña en el porche de la casa.

“Yo le pregunté una vez a ella (Donn) que si tenía familiares en Nicaragua, y me dijo que solo tenía amigos”, afirmó Anielka Zuñiga, quien agregó que el día del ataque en la Catedral, la mujer salió del lugar donde rentaba a la 10 de la mañana y fue observada por varios inquilinos.

La casa donde la mujer alquilaba una habitaciòn. Orlando Valenzuela/END

Los vecinos de Gonn dicen que ella siempre se mantenía en la hamaca cuidando a la niña y en muchas ocasiones jugaba con los demás niños del lugar.

Macdiel Jarquín, otro vecino, asegura que la mujer en varias ocasiones llegó al Hospital Psiquiátrico por su propia cuenta.

La versión la da la esposa de Jarquín, quien es enfermera en el Hospital Psiquiátrico.

El ataque con ácido ocurrió el miércoles en la catedral de Managua. Oscar Sánchez/END

La extranjera está detenida en las celdas de la Dirección de Auxilio Judicial Nacional, El Chipote, debido al ataque con ácido sulfúrico contra un sacerdote.

EL ATENTADO

El padre Mario Guevara Cerda, de 59 años, sufrió el atentado con ácido sulfúrico el miércoles cuando se encontraba bendiciendo unos crucifijos en la catedral de Managua.

La botella en la cual la mujer llevaba el ácido sulfúrico. Oscar Sánchez/END

Guevara fue atendido de emergencia en el Hospital Vivian Pellas, por quemaduras en el cuello, brazos, mejilla y un ojo.

La Policía Nacional informó que otras cinco personas fueron atendidas por el ataque con el ácido, dirigido contra el religioso.

El lugar del ataque quedó salpicado de sangre y en la botella utilizada por Gonn se leía que era ácido sulfúrico. “Nosotros escuchamos cuando él pedía ayuda y se quejaba del dolor”, relató José Pineda, testigo del hecho.

Mientras auxiliaban al sacerdote, la agresora intentó escapar, pero fue capturada por un grupo de feligreses.