•   León  |
  •  |
  •  |

Una gran cantidad de piezas arqueológicas indígenas que en su mayoría han sido donadas al Museo Adiact por habitantes del barrio de Sutiaba, en la cabecera departamental de León, se encuentran seriamente deterioradas y con peligro de perderse ante la falta de atención de las autoridades locales y nacionales.

El museo Adiact se encuentra ubicado en una reducida área en las instalaciones de la Comunidad Indígena de Sutiaba. Se exhiben más de doscientas piezas arqueológicas, (vasijas, ollas, platos, comales, piezas en forma de animales, piedras de moler, mojones, entre otros objetos).

El vidrio y el marco de madera de algunas de las vitrinas que resguardan las piezas indígenas se encuentran seriamente deteriorados. La humedad, el polvo y la constante manipulación de algunos objetos arqueológicos ponen en peligro la existencia del museo, que necesita un mejor ambiente para resguardar los últimos residuos indígenas de nuestros aborígenes.

En 1985 fue fundado este museo con la colaboración de la Comunidad Indígena de Sutiaba (CIS), el Instituto Nicaragüense de Cultura, el Ministerio de Educación (MED) y, sobre todo, con la actitud desinteresada de los habitantes de Sutiaba, quienes donaron la totalidad de las piezas arqueológicas. También se exhiben panfletos con la historia de las distintas etapas de la cultura de Los Maribios o Sutiabas.
Piezas arqueológicas metidas en sacos de bramante
“Cuando la nueva Junta Directiva de la CIS en 2005 tomó posesión de su cargo encontró un museo desastroso y desordenado, las distintas piezas y reliquias arqueológicas estaban depositadas, como cualquier objeto sin valor, dentro de unos sacos de bramante, amontonados en el interior del establecimiento cultural”, aseguró Róger Mario Montoya, Presidente de la CIS en León, quien mencionó que a pesar de las dificultades económicas han logrado darle vida al museo, que diariamente es visitado por turistas nacionales, extranjeros y estudiantes de colegios de educación primaria y secundaria de todo el país.

De acuerdo con Montoya, en los años ochenta las autoridades de Patrimonio Histórico visitaban constantemente el museo para limpiar y darle mantenimiento a las piezas arqueológicas, sin embargo, en los últimos veinte años ninguna institución se ha interesado en atender las necesidades del museo. Hace falta la asignación de un presupuesto de parte de las autoridades nacionales o locales para brindar la atención que este centro se merece. Montoya aprovechó la ocasión para hacer un llamado urgente a las autoridades de cultura para que se preocupen por el mantenimiento del museo.

“Ahorita tenemos la posibilidad de pintar las instalaciones del museo, pero necesitamos la opinión de algún experto para clasificar el tipo de esmalte o pintura que se debe de emplear para proteger las paredes que resguardan las piezas arqueológicas. Los productos químicos podrían generar alguna reacción contraria y perjudicial para las piezas elaboradas totalmente a base de barro”, aseveró Róger Mario Montoya.
Mayoría encontrada en sitios de construcción
El museo posee 240 obras precolombinas, 60 panfletos con historia del pueblo indígena de Sutiaba. “Es el único rincón cultural en León que resguarda obras artesanales elaboradas a base de barro y que en su mayoría han sido encontradas en áreas en donde se realizan excavaciones para la construcción de edificios, pozos, pilas sépticas y letrinas”, expresó Lorenzo López, Director del Museo Adiact, en el barrio de Sutiaba, León.

Hace cuatro años, durante la construcción del Colegio Modesto Armijo, localizado a escasos metros en el costado sur del templo de Sutiaba, obreros que realizaban excavaciones encontraron un arsenal de piezas indígenas. “Se encontraban enterradas formando un círculo, como cualquier tesoro que espera ser encontrado por su propio pueblo para resguardar la herencia que dejaron nuestros antepasados”, aseguró López refiriéndose al hallazgo de aproximadamente 60 bolsas de piezas arqueológicas que arbitrariamente fueron confiscadas por autoridades nacionales de Educación y Cultura.

Aunque es difícil recuperar las piezas indígenas confiscadas por las autoridades de Educación y Cultura, “la Junta Directiva de la CIS emprenderá un plan de sensibilización cultural con las autoridades nacionales para tratar de recuperar algunas piezas que deberían de estar exhibiéndose con mucho orgullo en el museo indígena”, dijo Lorenzo López.
Sobresalen instrumentos domésticos
La mayoría de piezas indígenas que permanecen en el museo Adiact son implementos líticos, instrumentos manufacturados, tallados y pulidos en piedra. Sobresalen metates o instrumentos domésticos que sirven para macerar alimentos y que eran muy utilizados en la agricultura. También cuenta con varios metates que tenían un uso ceremonial, los más antiguos son de piedras que han sido encontradas en áreas rurales de Sutiaba.

“Tenemos en nuestro museo varios mojones de piezas primitivas que fueron trabajadas artesanalmente por los aborígenes, son grabados que personifican a hombres y mujeres. Estas grandes piedras eran enterradas en puntos estratégicos para delimitar las áreas de propiedades que correspondían a grandes caciques indígenas”, explicó Lorenzo López.

En el museo se pueden admirar cinco o seis grandes vasijas de barro que fueron desenterradas de manera intacta por habitantes del barrio de Sutiaba. Estos recipientes son conocidos como cerámica funeraria, eran utilizadas por los indígenas para enterrar a sus difuntos. Estas grandes vasijas se encuentran expuestas al aire libre y constantemente sufren la manipulación de los visitantes. También es lamentable el deterioro de las vitrinas que resguardan las piezas pequeñas de barro.

Según Lorenzo López, el sesenta por ciento de las piezas indígenas en el museo se encuentran en mal estado, el establecimiento carece de vitrinas o exhibidores, y las pocas que existen se encuentran seriamente deterioradas. Se necesita identificar a través de catálogos el significado de cada una de las piezas.

Estudiantes y extranjeros los que visitan el museo
La afluencia de visitantes en el museo es regular durante todo el año, generalmente llegan turistas europeos. Estudiantes de educación primaria y secundaria provenientes de colegios de todo el país. La dirección del museo estipuló un cobro de un dólar para los extranjeros y dos córdobas para nacionales, los fondos son destinados para la limpieza del lugar.

Algo que genera atracción en el museo es la exposición de artes plásticas en la pequeña galería ubicada en la entrada principal del centro cultural. Los trabajos artísticos han sido elaborados en óleo por estudiantes oriundos del barrio Sutiaba, en León.

La CIS promueve una verdadera autonomía de los sutiabas, un pueblo que se convirtió en un barrio popular anexo a León Santiago de Los Caballeros, después de la emigración de los habitantes de León Viejo o Imabite hace más de cuatrocientos años.

Los miembros de la Junta Directiva de la CIS trabajan en un anteproyecto de ley que permita la autonomía del pueblo indígena, “tenemos el sueño de poder liderar nuestro pueblo, a como lo hicieron nuestros antepasados, desligarnos de una vez por toda del gobierno local e independizarnos con identidad propia”, dijo Lorenzo López.

Muestras indígenas en exhibición
La colección arqueológica que posee este museo es un hermoso testimonio de las culturas que se han desarrollado en el país, y contribuye a conocer y formar la identidad cultural nacional. Desde la fundación de León Viejo, en 1524, hasta finales del siglo XVI la comunidad indígena de Sutiaba fue sometida a la condición de pueblo encomendado a conquistadores españoles y residentes en la mencionada ciudad.

Los turistas nacionales y extranjeros se sorprenden con el ingenio y la destreza que identificaron a nuestros aborígenes. Las pequeñas y grandes muestras de la tecnología precolombina, arte rupestre, cerámica e implementos líticos son una prueba fehaciente del acervo cultural que, a pesar de las dificultades y la falta de atención de las autoridades nacionales y locales, aún permanece íntegro, para deleite de las nuevas generaciones.

En los retablos que se exhiben en el museo, los visitantes conocen la historia que les tocó vivir durante el periodo Colonial, así como durante la Conquista y la Colonización española, destacando la lucha anticolonialista del pueblo indígena de Sutiaba. Según la información que se encuentra impresa en uno de los retablos, la Real Audiencia de Guatemala decidió separar el partido de Sutiaba del municipio de León en 1694 e inmediatamente se formó el Corregimiento de Sutiaba con los pueblos de Telica, Quezalguaque, Posoltega y Posolteguilla (municipio de El Viejo).