• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

El sacerdote Mario Guevara, quien fue atacado con ácido sulfúrico por una mujer de nacionalidad rusa, se recupera satisfactoriamente indicó esta mañana el Cardenal Leopoldo Brenes, arzobispo de Managua y presidente de la Conferencia Episcopal (CEN).

El cardenal indicó que aún no deciden interponer la denuncia formal en la Policía Nacional, pero que “todo está en manos de la Policía. Vamos a valorar si más adelante hacemos alguna denuncia al respecto”, declaró Brenes.

Lea: Sacerdote quemado con ácido sulfúrico por una mujer en catedral de Managua

Según Brenes afortunadamente la vista del padre Mario Guevara no resultó afectada por el ácido sulfúrico.

“El día siete (de diciembre) por la noche le quitaron la venda del ojo, el efecto que el ácido había hecho prácticamente ha bajado casi en 70%, el médico dijo que en dos días prácticamente iba a desaparecer todo, solo está la quemadura en el rostro, en la parte izquierda y en los brazos, en estos día le van a ser otro chequeo, no son quemaduras de alto grado”, sostuvo el jerarca al concluir una misa hoy en Managua.

El pasado miércoles por la tarde, una mujer identificada como Elis Leonidovna roció ácido sulfúrico al presbítero Mario Guevara, cuando se encontraban confesando a feligreses dentro de la Catedral de Managua.

De interés: ¿Quién es la mujer que atacó con ácido a un sacerdote en Catedral de Managua?

El Cardenal también señaló que no le reportaron más incidentes que lamentar durante la celebración de la Purísima y la Gritería.

“No hubo más incidentes, hemos celebrado la fiesta, nuestra gente ha celebrado con alegría. En la Catedral vivimos una experiencia muy hermosa que no habíamos tenido antes, de tener toda una jornada de oración de seis horas, desde las 12 del día hasta la seis de la tarde (el día siete diciembre), ojala que en los próximos años podamos hacerla de nuevo”, destacó.

Además: Así vivía la mujer que atacó con ácido a sacerdote en la catedral de Managua

El Cardenal comentó que este año no se denotaron tantos cohetes como en años anteriores.

“A las seis se dispararon cohetes no como antes, porque quizás económicamente la situación no estaba igual. Estuve en vigilia hasta las 12 de la noche y escuché (las detonaciones) en mi barrio en Altagracia, en San Judas” y otros repartos aledaños agregó Brenes.