• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

La Policía Nacional de Nicaragua negó al Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) el permiso que había solicitado la semana pasada, para realizar una marcha en conmemoración del 70 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

“La Policía Nacional no autoriza ni autorizará movilización a personas, asociaciones o movimientos, que participaron y están siendo investigados en el fallido intento golpe de estado, que ha dejado secuela de trauma, luto y dolor en las familias nicaragüenses”, informó la institución a través de una resolución firmada por el jefe de seguridad pública, comisionado general, Luis Fernando Barrantes.

Según la Policía Nacional, el Cenidh carece de junta directiva legalmente constituida y que está “acéfalo” (carece de autoridad) desde el 25 de abril de 2018 y que por lo tanto todos los escritos presentados después de esa fecha son inválidos y no tienen representación legal del organismo.

Tras el anuncio de la Policía el Cenidh informó que suspendería la marcha prevista para mañana.

"El Cenidh por responsabilidad y para no arriesgar la vida e integridad física de las personas, suspende la convocatoria a la marcha pública del día de mañana cuando pretendíamos conmemorar el 70 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos", escribió el organismo de derechos humanos a través de un comunicado.

En el mismo texto, el Cenidh agregó que "en cuanto a la afirmación sobre nuestra legalidad, la Policía Nacional no es la autoridad competente. El Cenidh hará uso de la Ley ante las autoridades correspondientes", finalizó

El pasado 23 de noviembre, la Policía negó el permiso a la opositora Unidad Nacional Azul y Blanco para marchar en conmemoración del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer y en defensa de las personas detenidas por participar en las protestas contra el Gobierno.

Ácido sulfúrico no afectó visión del padre Mario Guevara

Distintos organismos de derechos humanos entre ellos la comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Oficina de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU (Oacnudh), han llamado a las autoridades nicaragüenses a cesar la criminalización de las protestas y a garantizar el derecho a la libertad de expresión.

La Policía de Nicaragua declaró el pasado 28 de septiembre como “ilegales” las marchas antigubernamentales y advirtió que investigaría y procesaría legalmente a los organizadores de las manifestaciones.