•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Pierson Adán Gutiérrez Solís, el hombre que admitió haber matado a balazos a la braisleña Rayneia Gabrielle Da Costa Lima Rocha, el pasado 23 de julio cerca de la UNAN-Managua, fue condenado a 15 años de prisión por el juez Abelardo Alvir Ramos.

Alvir Ramos emitió la sentencia el 28 de noviembre y resolvió que Gutiérrez Solís, experto en artes marciales y uso de armas, cumpla 14 años de cárcel por homicidio y uno por portación o tenencia ilegal de armas.

 Brasileña asesinada en Nicaragua presenta heridas de bala en tórax y abdomen

La muerte de Rayneia Gabrielle Da Costa Lima Rocha ocurrió casi a la media noche del 23 de julio, cerca de la UNAN-Managua, cuando se movilizaba en su vehículo y Gutiérrez Solís le disparó al considerar que el carro se movía de manera “errática” y en “actitud sospechosa”.

La brasileña Rayneia Gabrielle Da Costa Lima Rocha.

De acuerdo con el escrito, Gutiérrez Solís disparó a la joven brasileña con un arma de fuego tipo fusil, marca Colt Carabine M4 5.56 milímetros, color negro y sin serie visible.

La versión brindada por el sentenciado es que él platicaba con dos guardas de seguridad en la zona, Henry Navarrete y Javier Videa Reyes, cuando la brasileña (estudiante de Medicina) transitaba en su vehículo de norte a sur, sobre la Pista Suburbana.

“El vehículo en el que viajaba la víctima se aproximaba hacia ellos a gran velocidad, por tal circunstancia los guardas de seguridad (Henry Navarrete y Javier Videa Reyes) se refugiaron en la caseta de vigilancia, procediendo el guarda Javier Videa Reyes a realizar un disparo preventivo al aire con la escopeta calibre 12 que portaba en función de su trabajo”.

En ese momento, según la sentencia, Gutiérrez Solís “se colocó detrás de un poste de alumbrado público que queda aproximadamente a seis metros de la caseta, realizando varios disparos en contra del vehículo” de Rayneia Gabrielle Da Costa Lima Rocha.

El relato

La secuencia de los hechos son narrados así: Gutiérrez Solís disparó su fusil Colt cuando el vehículo en movimiento estaba a una distancia de 10 metros. El hombre mantuvo el fuego abierto incluso cuando el carro de la brasileña ya se había alejado unos siete metros.

El experto en artes marciales y uso de armas, logró impactar en el radiador del carro, así como en la llanta delantera derecha, guarda fango delantero derecho, llanta trasera derecha y stop trasero derecho.

 Exmilitar mató a brasileña

Es ese último disparo el que quitó la vida a la joven, pues ingresó por el stop trasero derecho, luego atravesó el asiento trasero en su parte derecha, dirigiéndose al asiento delantero izquierdo, donde iba la brasileña, quien sufrió una herida letal en el costado derecho del abdomen.

Tras sufrir el ataque, la joven continuó conduciendo por un trayecto de 104 metros, deteniéndose al lado derecho de la vía. Se bajó del carro y se sentó sobre el pavimento, desangrándose.

De acuerdo con las investigaciones, Rayneia pasó varias veces por esa zona, donde está el residencial San Ángel y la Pista Suburbana, en búsqueda de su pareja: Harnet Nathan Lara Moraga.

Y es Lara Moraga quien finalmente se apareció tras el ataque y llegó hasta donde Rayneia se estaba desangrando por la herida de bala, para trasladarla al hospital Militar, prosigue la sentencia.

La joven falleció en ese hospital y su cuerpo lo enviaron al Instituto de Medicina Legal, donde el forense Carlos José Hernández Ramírez concluyó que Rayneia murió por hemorragia interna toraco-abdominal penetrante, “siendo la manera de la muerte tipo homicida”.

Reo renuncia a juicio        

Gutiérrez Solís admitió la acusación y los hechos, renunciando a un juicio oral y público.

En el caso, el fiscal Lenin Castellón Silva pidió una condena de 15 años de prisión por homicidio y uno por portación ilegal de armas.

 Juicio de 35 minutos por asesinato de brasileña

El defensor, Walter Erick Solís, pidió una condena de 10 años por homicidio y un año por portación ilegal de armas.

Al final, el juez Alvir Ramos resolvió imponer una pena de 15 años de prisión (14 por homicidio y uno por portación ilegal de armas), por lo que Gutiérrez Solís quedaría libre hasta el 27 de julio del año 2033.

El judicial también estableció a Gutiérrez Solís a una pena accesoria de cien días multa, equivalentes a 6,239.66 córdobas.