•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Legisladores de EE.UU. aplaudieron hoy la aprobación en el Congreso de un proyecto de ley, conocido como "Nica Act, que sancionará al Gobierno nicaragüense, y limitará su acceso a préstamos internacionales.

Los senadores también manifestaron que dicha ley sería suspendida solo si el Gobierno de Nicaragua acepta un adelanto de elecciones.

Estados Unidos extiende sanciones a esposa de Roberto Rivas

“La Nica Act sería suspendida solo si el Ejecutivo de Daniel Ortega convoca unas elecciones libres, justas y transparentes", de acuerdo al texto de la legislación.  

En un comunicado enviado hoy a Efe, la congresista republicana, Ileana Ros-Lehtinen, que se retirará en las próximas semanas, señaló que el Gobierno Nicaragua "ha seguido reprimiendo la libertad de expresión y las manifestaciones pacíficas" del pueblo nicaragüense, por lo que Estados Unidos ha decidido intervenir.

"Estados Unidos ha respondido al llamado del pueblo nicaragüense y continuará haciéndolo en apoyo de las necesarias reformas electorales y de derechos humanos", añadió la principal propulsora de esa legislación.


La ley, conocida popularmente como "Nica Act" y que fue aprobada el martes por unanimidad, impone sanciones individuales para miembros del Gobierno y limitará el acceso de Nicaragua a préstamos internacionales, incluyendo los del Banco Mundial (BM) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

"Esta legislación bipartidista responsabilizará al Gobierno de Nicaragua por sus abusos generalizados contra los derechos humanos", apuntó el senador demócrata Bob Menéndez en el mismo documento.

El congreso de Estados Unidos aprobó ayer la Nica Act / Archivo
Menéndez dijo que esta ley "garantiza que las sanciones perjudicarán al gobierno sin afectar al pueblo nicaragüense, y ofrece un apoyo muy necesario para una solución negociada para esta crisis".

Por su parte, el senador republicano Marco Rubio aseguró que Estados Unidos "no tolerará las violaciones de derechos humanos en curso" en Nicaragua.


Después de ser aprobada en el Congreso, la ley debe ser firmada en los próximos diez días por el presidente estadounidense, Donald Trump, para entrar en vigor.