•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El objetivo de la noche es contar murciélagos, pero la misión especial será atrapar un Vampyrum spectrum, la especie más grande pocas veces vista en Nicaragua. El objetivo: hacerle estudios. Este animal puede medir hasta un metro con su envergadura de alas.

Un grupo de jóvenes intentará cazarlo. No llevan estacas, ni cruz de plata, ni ajo para repelerlo. Llevan redes de algodón, guantes y sacos de tela para guardarlo. Cuentan que aunque se llama Vampyrum , no se alimenta de sangre. Pero es como si lo hiciera, porque es carnívoro. Come otros murciélagos más pequeños y hasta aves.

 Descubren nueva especie de serpiente para la fauna de Nicaragua

El lugar de la búsqueda es la reserva Natura, un bosque tropical seco en restauración, ubicado en el municipio de San Rafael del Sur, en Managua. El Programa de Conservación de Murciélagos de Nicaragua (PCMN) convocó a participar en un conteo de murciélagos para el 7 y 8 de diciembre.

La noche del 8 de diciembre decenas de personas están listas y colocan sus hamacas entre árboles de teca. Otros arman sus casas de acampar. Entre los participantes hay estudiantes de Biología, Ecología, Medicina Veterinaria y otras carreras.

También hay ecólogos, biólogos, ingenieros agrícolas, ingenieros forestales y además personas interesadas en aprender sobre los murciélagos.

Se dividen en grupos de tres y son guiados por los guardaparques de la reserva. Llevan lámparas y sus celulares porque la oscurana es abrumadora. 

El director del programa, Octavio Saldaña, da las instrucciones a los participantes y de vez en cuando también un chiste.

 ​​Activistas en Bolivia dan cariño a animales antes de entrar al matadero

Habrá tres puntos y cada grupo estará unos minutos en cada uno. Comenzamos a las 6:00 p.m. y terminamos el monitoreo a las 9:00 p.m. 

Sin estos animales tampoco habría bosques sanos, ya que hacen florecer y reproducir algunos árboles y expanden la vegetación por las semillas. Son grandes controladores de insectos nocivos, como grillos o mosquitos. 

Cada punto está a cargo de un experto y el primero es liderado por Keren Matus, una estudiante de biología marina.  Al frente del segundo punto queda Milton Ñamendi, un estudiante de biología al que nadie llama por su nombre, sino por “El Chino”. El tercero queda a cargo de Milton Salazar, un biólogo especialista en reptiles, pero que esta noche se rifa a buscar murciélagos.

Los tres grupos partieron por los senderos de la reserva y el ánimo está en alto porque es la última noche y se espera poder ver al Vampyrum spectrum.  El equipo de Keren tiene la misión de encontrarlo porque en su punto se colocó temprano una red de niebla triple de casi 10 metros de altura. 

El Vampyrum spectrum acostumbra volar alto y por eso se colocó dicha red.

Le llaman red de niebla porque los murciélagos no pueden detectarla con sus sonidos. La red está hecha de algodón para no lastimar a los animales. 

Atrapados

Keren Matus es una apasionada de los murciélagos que ha participado en otros conteos. Dice que este año, a pesar de que tuvo que cancelar su investigación para graduarse, debido a la crisis, decidió participar. 

“El extranjero con el que estaba haciendo mi tesis tuvo que irse del país y ya no pude continuar”, expresó. 

Eso no la desanima. Al frente del grupo decide ir a revisar las redes. A las 6:30 p.m. cae el primer murciélago en la red triple. Keren con sus guantes puestos intenta sacar al animal enredado, pero tiene complicaciones. Uno de sus colegas le ayuda. 

 ​​Cómo los gatos utilizan su lengua para mojar su pelaje

“Vamos a tener que cortar la red”, dice Keren. El murciélago puede estresarse y morir. Finalmente, la estudiante puede liberarlo e inmediatamente lo mete en un saco pequeño.

La que atraparon es una especie pequeña, posee orejas grandes y es color negro. Keren lo lleva a pesar y medir. Alcanza en la palma de la mano y pesa 30 gramos. Luego buscan en un libro a qué especie pertenece y descubren que es la especie Dermanura phaeotis o murciélago frutero.

Sin estos animales tampoco habría bosques sanos, ya que hacen florecer y reproducir algunos árboles y expanden la vegetación por las semillas. Son grandes controladores de insectos nocivos, como grillos o mosquitos. 

Minutos después, este grupo vuelve a revisar la red triple y encuentran tres murciélagos más. Sin embargo, en otra trampa que fue colocada cerca de esta, caen otros tres especímenes. Dos de estos son de los más singulares, se trata del murciélago vampiro (Desmodus rotumdus) y el extraño murciélago pescador. 

Los estudiantes que liberan a esta especie no tienen un saco lo suficientemente grande para guardar al pescador. Cuando este es liberado de las redes, el experto que lo tiene en sus manos lo muestra con sus alas desplegadas y se aprecia su hermosura. El tronco de su cuerpo es de color dorado y sus alas son negras. Posee cinco garras con la que atrapa a su presa y con la que puede sujetarla e ir comiendo en vuelo.

Este animal localiza a su presa a través del sonido. El murciélago vampiro que cayó en la red es liberado con mucho cuidado. Su mordida puede provocar un sangrado serio, ya que la saliva de este animal posee anticoagulantes. 

Después de liberar a esas dos especies, el grupo se mueve hacia el punto dos. Keren queda en el punto uno a espera que caiga en la red triple el Vampirum.

Inspiración para drácula

Milton Ñamendi, “El Chino”, es un estudiante de biología que ha sido mordido varias veces por distintas especies de murciélagos. Tiene en sus manos un guante especial para tomar estos animales. Por la tarde colocó una red a la salida de un árbol hueco donde hay un nido de murciélagos.

El grupo se sienta en unas bancas cerca de este punto. A las 8 de la noche, cansados y con hambre, comienza a hablar y hacer chistes. Cae un murciélago. Ñamendi corre a ver y se encuentra con un murciélago vampiro. Con muchas mordidas en sus manos, no titubea y se coloca el guante y saca al murciélago. 

Explica cómo funcionan sus colmillos que son dos incisivos con los que perfora la piel de su presa. Este vampiro no ataca a las personas, se alimenta de venados y otros tipos de mamíferos. Pero si en el ecosistema hay ganado o gallinas, también los ataca.

 ​​Francia registra varios casos de leones cachorros en manos de particulares

Este animal fue la inspiración para crear las leyendas de los vampiros del cine. A la llegada de los españoles y sus caballos que no existían en el nuevo continente, los vampiros se abalanzaron sobre estas bestias para alimentarse y los colonizadores le construyeron una mala reputación desde entonces.

Sin estos animales tampoco habría bosques sanos, ya que hacen florecer y reproducir algunos árboles y expanden la vegetación por las semillas. Son grandes controladores de insectos nocivos, como grillos o mosquitos. 

Después de la explicación de Ñamendi, el grupo se mueve al tercer y último punto. Milton Salazar, un biólogo especialista en reptiles, encargado de ese punto está con mala suerte, en su red no ha caído ninguno. La red la colocó cerca de uno de los lagos que existe en la reserva Natura, creyendo que era un mejor sitio.

“No siempre pasa como nosotros creemos. Algo puede estar pasando en este punto”, dice Milton. El experto está acostumbrado a encontrar serpientes hasta debajo de las piedras, pero no ha sido su noche. Faltan 20 minutos para las 9. Milton se sienta a esperar que caiga algo. También el grupo está agotado y se sientan a hablar y contar chistes. 

Diez minutos para las nueve y Milton va por últimas vez a ver la red. No cayó nada. “Ni modo, recojamos todo y vámonos”. Sueltan las redes con mucho cuidado y las enrollan para meterlas en una bolsa. El grupo vuelve hacia el punto de acampamento. Poco a poco llegan los demás grupos y se reúnen a comer. 

 Detectan un caso de vaca loca en una granja escocesa

Luego de comer, unos se van a dormir y otros se reúnen para conversar. El profesor Saldaña dice estar muy contento de haber elegido trabajar con el animal, quizá,  el más menospreciado del mundo. Sin los murciélagos no habría pitahaya, granadilla y otros tipos de frutas que especies pequeñas como estos polinizan.

Sin estos animales tampoco habría bosques sanos, ya que hacen florecer y reproducir algunos árboles y expanden la vegetación por las semillas. Son grandes controladores de insectos nocivos, como grillos o mosquitos.

La mañana siguiente se informa que se descubrió dos nuevas especies para la reserva, pero no se pudo atrapar el Vampyrum spectrum. “El próximo año lo iremos a buscar a Bluefields”, dice el profesor Saldaña.