• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

La Policía Nacional allanó la madrugada de este viernes la sede de Confidencial, medio de comunicación dirigido por el periodista Carlos Fernando Chamorro.

"Es un acto ilegal, punible, violatorio a la propiedad privada, la libertad de expresión, la libertad de prensa, a la libre empresa", dijo Carlos Fernando Chamorro, director de Confidencial.

Chamorro agregó que la Policía también ingresó a oficinas de la empresa Cabal, propiedad de su esposa Desiré Elizondo, que también estaba en las oficinas de Confidencial.

Según denuncia de Carlos Fernando Chamorro, los oficiales policiales que allanaron las oficinas de Confidencial, rompieron las puertas por la fuerza. Alexander Pérez/ END

Durante el operativo, en el que se utilizaron al menos tres patrullas y una cantidad considerable de agentes, la institución policial ocupó varias computadoras, equipos de edición y documentación de todo tipo.

Los equipos sustraídos sin orden judicial por la Policía, son utilizados en la producción de Esta Semana, Esta Noche y el semanario Confidencial.

Chamorro, explicó esta mañana, que por la madrugada recibió una llamada telefónica de los guardad de seguridad indicándole que oficiales de policía habían ingresado por la fuerza al inmueble.

Tras el allanamiento a las oficinas de Confidencial, oficiales de la Policía Nacional colocaron esta cinta en el portón de entrada de este local. Alexander Pérez/ END

De acuerdo a Chamorro, los guardas explicaron a los agentes que en esas oficinas no estaba en la sede del Centro de Investigación de la Comunicación (CINCO), a quien el jueves la Asamblea Nacional le canceló la personería jurídica.

Los oficiales se retiraron del sitio, pero minutos después llegaron con refuerzos e ingresaron a la oficina. Los agentes cargaron con laptop, monitores y equipos de edición. En el sitio había cámaras de televisión, pero no las tocaron.

Chamorro responsabilizó al presidente Daniel Ortega de haber ordenado el allanamiento en un intento por callar los medios independientes. Pese al operativo policial, el director de Confidencial anunció que continuarán trabajando y denunciando las irregularidades en el que cae el Gobierno.

De todas las oficinas se llevaron las computadoras y dejaron todo revuelto. Alexander Pérez/ END

"Es un acto ilegal, punible, violatorio a la propiedad privada, la libertad de expresión, la libertad de prensa, a la libre empresa", dijo a periodistas Chamorro, quien denunció que la Policía también ingresó a oficinas de la empresa Cabal, propiedad de su esposa Desiré Elizondo, que también estaba en las oficinas de Confidencial.