•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Diversas organizaciones internacionales de derechos humanos instaron a la Organización de los Estados Americanos (OEA), para que convoque de manera inmediata al Consejo Permanente, y emita una resolución que “condene” e inste al gobierno de Nicaragua para que “cese en sus actos represivos”.

En el comunicado dado a conocer por el Servicio Internacional para los Derechos Humanos, mejor conocido como Human Rights, se exhorta al Secretario General de la Organización de las Naciones Unidas, (ONU) para que envíe una “delegación de alto nivel” a Nicaragua, con el objetivo de que su presencia permita generar vías para una “pronta salida a esta crisis”.

Human Rights hizo este llamado a raíz de los últimos actos represivos del Gobierno contra los nueve Organismos No Gubernamentales, a quienes en menos de quince días les cancelaron su personería jurídica, por decisión de la Asamblea Nacional, que atendió solicitudes del Ministerio de Gobernación.

Por otro lado, Human Rights, llamó al Sistema de Integración Centroamericano, (Sica), la Unión Europea (UE), y demás países que conforman la comunidad internacional para que, de igual forma, se pronuncien y emitan condena ante estos hechos.

Este organismo espera que los países que conforman la comunidad internacional “tomen todas las acciones necesarias para apoyar a las personas defensoras en este país, así como para exhortar a las autoridades a rectificar sus actuaciones”.

El comunicado fue firmado por organizaciones de derechos humanos de Argentina, Brasil, Bolivia, Colombia, Costa Rica, Ecuador, España, Estados Unidos, Guatemala, Honduras, Inglaterra, México, Paraguay, Perú, Suiza, Uruguay y Venezuela.

Para las organizaciones firmantes el caso del Cenidh reviste particular preocupación por su rol activo desde hace 28 años como “defensores históricos de las víctimas de violaciones de derechos humanos en un país sin institucionalidad”.

“En este sentido, las actuaciones estatales no solo impactan a las organizaciones, sino que dejan en indefensión a miles de personas”, señala el comunicado.

Las organizaciones internacionales reconocen también la amplia trayectoria en la “defensa de la democracia, la justicia y los derechos humanos” del resto de organismos afectados.

Amenaza para la región

Los organismos advierten que los recientes acontecimientos en Nicaragua “demuestran que la situación se agrava” y “amenaza con desestabilizar aún más a toda la región centroamericana”.

“Expresamos nuestra solidaridad ante los y las colegas defensoras de derechos humanos en Nicaragua, y les decimos que acompañamos su lucha. No están solos”, manifiestan los firmantes.

La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Oacnudh), a través de su cuenta en twitter anunció ayer que Marlene Alejos, representante para América Latina, llegaría hoy a Nicaragua, a fin de sostener un encuentro con el canciller Denis Moncada Colindres.

El Poder Legislativo de Nicaragua canceló inicialmente personerías jurídicas al Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), al organismo Hagamos Democracia, al Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas (Ieepp) y al Centro de Información y Servicios de Asesoría en Salud (Cisas).

Posteriormente, actuaron en contra del Centro de Investigación de la Comunicación (Cinco), el Instituto para el Desarrollo de la Democracia (Ipade), el Instituto de Liderazgo de las Segovias (ILLS), la Fundación para la Conservación y el Desarrollo del Sur Este de Nicaragua (Fundación del Río) y la Fundación para la Promoción y el Desarrollo Municipal (Popol Na).