•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

La Fundación Violeta Barrios de Chamorro condenó este viernes el allanamiento sin orden judicial del que fueron objeto en Nicaragua, varias oenegés y un grupo de medios de comunicación.

"Condenamos el allanamiento de oficinas de organizaciones de la sociedad civil (...), así como las oficinas de los medios de comunicación Confidencial y Esta Semana, que dirige el prestigioso periodista Carlos Fernando Chamorro", informó la Fundación, en un comunicado.

Al menos cinco ONG y un grupo de medios denunciaron haber sido allanados por la Policía, sin orden judicial entre la noche de ayer jueves y la madrugada de este viernes, en acciones que incluyeron golpes contra vigilantes, robo de dinero y de teléfonos celulares a algunas madres de manifestantes presos, según denuncias de sus representantes.

Las ONG afectadas fueron el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), del Instituto para el Desarrollo de la Democracia (Ipade), del Instituto de Liderazgo de las Segovias (ILS), la Fundación del Río, y Popol Na, así como las oficinas de los medios Esta Semana, Esta Noche y Confidencial.

La Fundación Violeta Barrios de Chamorro pidió la reanudación del diálogo nacional para superar la crisis en Nicaragua, "como instrumento de buena fe, y camino inicial para restablecer la democracia, empezando por la celebración de elecciones libres, transparentes y adelantadas".

Jesuitas se pronuncian

El jesuita Instituto de Derechos Humanos de la Universidad Centroamericana (Idhuca), de El Salvador, condenó la supresión de las personerías jurídicas de varias organizaciones no gubernamentales y el registro de medios "críticos".

"El Idhuca condena la supresión que el actual Gobierno de Nicaragua ha llevado a cabo de la personalidad jurídica del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) y otras organizaciones defensoras de Derechos Humanos", reza un comunicado.

La organización también condenó "los registros de medios de comunicación críticos de la situación”.

También La organización manifestó que al impedirse el trabajo de las organizaciones de derechos humanos el Gobierno se aleja cada vez más de la democracia y se expone a sanciones internacionales.

El organismo jesuita añadió que los gobiernos centroamericanos deben "implementar medidas especiales de apoyo a refugiados y perseguidos procedentes de Nicaragua, por "el abuso de autoridad gubernamental existente" y "ante las violaciones sistemáticas de derechos como la vida o la libre manifestación de ideas".