• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Aunque en el país se consiguiera un acuerdo político para terminar con la crisis sociopolítica que inició en abril, las consecuencias en los parques industriales se revertirán hasta dentro de dos años, reflejó un documento del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) titulado “Encuentro Empresarial, por una Nicaragua próspera con justicia, democracia y seguridad”.

La organización gremial manifestó que “sin acuerdo político”, las zonas francas y los parques industriales “no tienen perspectivas de crecimiento, afectándose su capacidad de atracción de nuevas inversiones”.

“Con un acuerdo político”, la industria textil de zonas francas tendría un crecimiento mínimo. En el caso de los parques industriales tendrán que esperar al menos dos años para revertir el efecto negativo de la crisis”, dice el documento.

Las metas del sector zona franca no se cumplirán. Archivo/END

Según la Federación Cámara Nicaragüense de Zonas Francas Privadas (Fcnzfp), que cita el Cosep, en el sector de zona franca “el empleo se redujo en un 33% y las ventas disminuyeron en un 10%”.

Solamente las exportaciones de arneses nicaragüenses, que están en el régimen de zonas francas, sufrieron una reducción de 12.7%, hasta julio de este año, con respecto al mismo periodo de 2017, y mantienen ese comportamiento negativo desde el año pasado, tras la reducción de la demanda de México.

La organización manifestó que se produjo un incremento en el empleo, pero de vigilancia, hasta por el 20%.

Las zonas francas señalaron que el sector se ha visto afectado por la “falta de financiamiento para hipotecas y préstamos para construcción” y se han suspendidos proyectos de inversión, por el orden de los US$40 millones, que eran para la ampliación de las áreas de producción en empresas establecidas.

El sector privado emitió un análisis de la situación del sector zona franca. Archivo/END

Textiles con mejor desempeño

Por su parte, la Asociación Nicaragüense de la Industria Textil y de Confección (Anitec) reportó en ese documento que en el sector de textiles y confección ha experimentado un crecimiento de 7% en el valor de sus exportaciones y de 2.9% en volumen (entre enero y septiembre de 2018). Asimismo, Anitec informó sobre la creación de 829 nuevas plazas de trabajo (hasta agosto 2018), para alcanzar un total de 71,563 empleos.

Pero afirmó que se han desacelerado las importaciones, que son la materia prima para su producción, y que ese sector se verá afectado por el impacto mediático negativo por la crisis sociopolítica del país.

No alcanzarán proyecciones

Aunque las estadísticas oficiales no reflejan una caída en el empleo del sector de zonas francas, ese sector no ha podido alcanzar este año la meta de generar 12,000 empleos más y llegar a un total de 130,000.

En enero de este año, el asesor presidencial en materia de inversiones y exportaciones, Álvaro Baltodano, manifestó que el sector de zonas francas podría sumar unos 12,000 nuevos puestos de trabajo, para llegar a los 130,000 empleos en 2018. Pero hasta agosto de este año, según el Banco Central de Nicaragua, las 192 empresas del régimen de zona franca que operan en el país solo tiene 124,396 puestos de trabajo.

La economía de Nicaragua sufre por la crisis. El sector zona franca no escapa al desafío. Archivo/END

El pasado miércoles, el presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), José Adán Aguerri, afirmó que las pérdidas económicas en Nicaragua, como consecuencia de la crisis sociopolítica que empezó en abril, ascienden a más de US$1,300 millones.

Aguerri aseveró que algunos sectores económicos del país perdieron en siete meses lo que les tomó construir en siete años y otros, lo que les tomó construir en tres o cuatro años. “Eso significa que, por cada mes de crisis (sociopolítica) hay un año perdido o medio año perdido, dependiendo del sector”, dijo Aguerri.

El sector privado demandó el miércoles, una vez más, buscar con urgencia una solución negociada a la crisis sociopolítica del país para no seguir profundizando el problema económico de la población más necesitada.