• Managua |
  • |
  • |
  • Edición Web

El periodista Carlos Fernando Chamorro anunció este sábado que tres empresas privadas recurrirán de amparo ante la Corte Suprema de Justicia (CSJ), porque consideran que el allanamiento y ocupación de las oficinas por parte de la Policía Nacional es un acto ilegal.

"Las empresas afectadas por este asalto ilegal, presentaremos recursos de amparo ante la Corte Suprema de Justicia el día lunes y vamos a desafiar a los magistrados de la Corte Suprema de Justicia a que claramente digan si son cómplices de una dictadura o si tienen el apego a la ley para reconocer que aquí se ha cometido un triple asalto: a la libertad de prensa, a la libertad de expresión y a la propiedad privada”, expresó Chamorro.

Las empresas de las que habla Chamorro son Promedia, Invermedia, las cuales se encargan de producir los programas televisivos Esta Semana y Esta Noche, además del sitio digital Confidencial.

Y una tercera empresa es Cabal, propiedad de Desiree Elizondo, esposa de Chamorro, que realiza otro tipo de actividades económicas.

El Gobierno de Nicaragua informó el viernes que los bienes incautados a las nueve Organizaciones No Gubernamentales (ONG), a las que la Asamblea Nacional les canceló su personalidad jurídica pasan a la administración del Estado para la creación del Fondo de Atención y Reparación Integral para las Víctimas del Terrorismo.

Sin embargo, Chamorro aclaró que las empresas que funcionan en el inmueble que allanó y ocupó la Policía este viernes, no son ONG, ni forman parte de ningún proyecto de alguna ONG, sino que son sociedades anónimas.

Chamorro exigió a las autoridades que desocupen el edificio, que les devuelvan los libros contables, y los libros de actas de las sociedades anónimas que funcionan en ese local.

Anunció que se presentará a la sede de la Policía Nacional a exigir que le muestren la orden que los faculta "a cometer este acto de despojo y confiscación de un inmueble y de tres empresas que son sociedades anónimas".

Según Chamorro, los oficiales han acudido en los últimos dos días a la sede de ese grupo de medios como que si se tratara de la sede del Centro de Investigación de la Comunicación (Cinco), del que fue director y al que la Asamblea Nacional quitó la personalidad jurídica, y cuyas oficinas quedan en otro lugar.



Chamorro tildó esa "ocupación de facto" como "un ataque contra medios de comunicación independientes, contra la libertad de prensa, la libertad de expresión y también contra la libre empresa".

La Policía Nacional aún no se ha referido a ese allanamiento y ocupación del edificio.