•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

La Policía de Nicaragua agredió la mañana de este sábado al periodista Carlos Fernando Chamorro, a las afueras de la sede de Plaza El Sol, en  Managua, cuando junto a sus colegas de los programas Esta Noche, Esta Semana y el semanario Confidencial llegaron a solicitar información sobre el allanamiento y posterior toma de control de las instalaciones de esos medios de comunicación.

Según Chamorro, al llegar a Plaza El Sol, un policía lo atendió, luego entró a la sede y media hora después salió, acompañado por antimotines, quienes formaron un cordón, empujaron y golpearon a los periodistas.

Los hechos

Los antimotines, protegidos por sus escudos y macanas, formaron el cordón y empezaron a agredir a los periodistas en la vía pública y durante varios minutos.

"Una línea, una línea, empujen... saquen", gritaba el oficial al mando del operativo cuando empujaban a los periodistas.

Los comunicadores, quienes grabaron lo ocurrido, se cruzaron la calle, para buscar refugio en propiedades privadas, pero los policías los persiguieron y arrinconaron, empujándolos con los escudos y amenazando con las macanas.

Algunos periodistas de Confidencial, Esta Semana y Esta Noche sufrieron golpes e insultos.

Chamorro acudió a las instalaciones de la Policía Nacional en Plaza El Sol porque así se lo orientó un oficial que se mantenía en horas de esta mañana en la sede de Confidencial , que desde anoche quedó bajo el control de los agentes.

Un comisionado mayor salió a recibir a Chamorro, quien le solicitó una reunión con el jefe de la Policía, Francisco Díaz. El uniformado respondió que esperara porque iba a consultar y a los 30 minutos volvió a salir, pero con un grupo de antimotines que a empujones y golpes replegaron a los periodistas que daban cobertura.

Chamorro calificó a los policìas como una "jauría".

“Va a la v…”, se escuchaba decir a algunos antimotines al referirse a los periodistas.

La periodista de Confidencial. Arlen Cerda, al ser rodeada y agredida por antimotines. END

Los agentes policiales golpearon con los escudos a los periodistas Juan Carlos Bow, Arlen Cerda, ambos de Confidencial; Cinthya Torrez, del diario La Prensa, y al reportero gráfico Orlando Valenzuela, de El Nuevo Diario.

“Este es un acto de agresión contra medios de comunicación independientes, el primer mensaje va contra los ciudadanos porque quieren provocar miedo, autocensura de la gente que está denunciando los atropellos de la dictadura. También es una amenaza para los medios independientes porque al tomarse Confidencial y Esta Semana sin ninguna una base legal, lo que están advirtiendo es que pueden atacar y cerrar cualquier medio de comunicación y es una amenaza de confiscación a empresas privadas”, dijo Chamorro tras sufrir el ataque.

Refirió que este lunes presentarán un recurso de amparo ante la Corte Suprema de Justicia (CSJ) y quieren emplazar a los magistrados a que fallen de acuerdo a derecho. “Si ellos fallan en derecho tienen que ordenar de inmediato la suspensión del acto y que la Policía Nacional devuelva todos los bienes que se robó la madrugada del viernes y que resuelva los daños que ha provocado; ahora si los magistrados fallan de acuerdo a las órdenes del gobierno, van a exhibir como cómplices de la dictadura”, concluyó. Un policìa frente al periodista Carlos Fernando Chamorro, antes de que comenzara la agresión. END

Anoche, la Policía de Nicaragua tomó el control de las oficinas de Confidencial, Esta Semana y Esta Noche, que dirige el periodista Chamorro.

Desde entonces, Chamorro ha denunciado la ilegalidad de la acción policial.

Esta semana la Asamblea Nacional anuló la personería jurídica al Centro de Investigaciones de la Comunicación (Cinco), a la cual pertenece Chamorro.

El periodista, sin embargo ha explicado que Cinco no tiene relación legal con sus medios de comunicación, por lo que califica como ilegal el allanamiento y posterior toma de control de los edificios de sus programas televisivos y semanarios.

Una clara agresión de los policías contra los periodistas. Orlando Valenzuela/END

Mientras, el Ministerio de Gobernación anunció anoche que el Estado asume los bienes muebles e inmuebles de las 9 ONG a las cuales les cancelaron las personerías jurídicas.

Toda esta cadena de acciones ha provocado el rechazo local e internacional.