• Managua |
  • |
  • |
  • Edición Web

La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, demandó al Gobierno de Nicaragua detener el acoso contra la sociedad civil y los medios de comunicación, luego que un grupo de periodistas fueron agredidos por la Policía la tarde de este sábado, cuando se encontraban en los portones del cuartel Faustino Ruiz.

“Hago un llamamiento enfático al Gobierno de Nicaragua para que cese inmediatamente la persecución contra defensores de derechos humanos, organizaciones de la sociedad civil, periodistas y medios de comunicación críticos con el Gobierno”, aseguró Bachelet en un comunicado.

Bachelet también instó al Gobierno a respetar los derechos y libertades fundamentales de los nicaragüenses.

En el comunicado, Bachelet señala que ha visto incrementarse en las últimas semanas el hostigamiento a los periodistas.

“Reafirmo mi voluntad de seguir trabajando para que mi oficina pueda volver a restablecerse en Nicaragua”, agrega Bachelet.

Cuarta fase de represión “acelerada”

En tanto, Pablo Abrao, secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), aseguró que en Nicaragua “se acelera la cuarta fase de la represión, la consolidación de un Estado de Excepción con decretos policiales o actos legislativos que intentan mantener ‘apariencia de legalidad’ para medidas que restringen y afectan los contenidos esenciales de los derechos humanos”.

Abrao manifestó que en el país “los decretos que prohíben protestas, leyes que amenazan a los negocios privados, autorizaciones para allanamientos, actos legislativos que intentan cerrar ONG, son las nuevas acciones que vienen a sumarse al proceso de persecución y criminalización de la oposición”.

El secretario de la CIDH también se pronunció en respaldo al Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), luego que a su directora Vilma Núñez, se le impidió el ingreso a las instalaciones de ese organismo este sábado.

“No hay verdadera democracia sin sociedad civil libre, sin derecho a la libre asociación y reunion”, tuitió Abrao.

En sus mensajes el director ejecutivo de la CIDH añadió que “la reducción de los espacios de la sociedad civil en Nicaragua confirma que tras reprimir las protestas con brutalidad, detener arbitrariamente y criminalizar a los opositores, se intenta oprimir y exterminar todas las voces disidentes. Las democracias exigen pluralidad política”.