• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Un grupo de nicaragüenses exiliados en Costa Rica emprendieron la mañana de este domingo una caravana hacia la frontera de Peñas Blancas, como una forma de protesta contra el Gobierno de Nicaragua ante los acontecimientos registrados en el país en las últimas semanas.

La Caravana es organizada por la Articulación de Movimientos Sociales de Nicaragua y salió desde San José.

Desde la madrugada de este domingo cientos de nicaragüenses exiliados en Costa Rica se reunieron en San José para participar en la caravana.

De acuerdo con un miembro de la Articulación de Movimientos Sociales, el objetivo de esta caravana es visibilizar la crisis humanitaria que viven los nicaragüenses que se encuentran exiliados en este país, demandar justicia por las personas fallecidas en las protestas, exigir libertad de todos los detenidos y denunciar las violaciones de derechos humanos ocurridas en el país en los últimos ocho meses.

Según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), este año más 50,000 nicaragüenses ingresaron a territorio costarricense de los cuales más de 40,000 solicitaron protección a este país.

Por su parte el Servicio Jesuita para Migrantes (SJM), cifra en 80 mil el número de personas que han abandonado Nicaragua desde abril, cuando estalló la crisis.

Un informe de la CIDH y una investigación del Servicio Jesuita para Migrantes también han revelado que la mayoría de nicaragüenses que huyó del país a raíz de la crisis ante amenazas, persecución y asedio por haber participado en las protestas, son jóvenes y profesionales.

Dichos informes también han revelado que estas personas, quienes la mayoría se encuentran en Costa Rica, están en condiciones precarias.

La crisis en Nicaragua inició el pasado 18 de abril y dejado más de 300 muertos, miles de heridos y más de 600 personas encarceladas por participar en las protestas.

Exiliados viajan en Caravana hacia frontera de Nicaragua / EFEDistintos organismos de derechos humanos han llamado a acoger a los nicaragüenses que huyen de la crisis.