•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Como una situación lamentable calificó el cardenal Leopoldo José Brenes, la cancelación de las personerías jurídicas a nueve Organizaciones No Gubernamentales (ONG) y el allanamientos a varios de estos organismos y las oficinas donde operan los medios de comunicación que dirige el periodista Carlos Fernando Chamorro.

"Es lamentable lo que está pasando (la cancelación de las personerías jurídicas a las ONG y el allanamiento y agresión contra estas y los medios propiedad de Chamorro), porque esto causa tensión en la población de Nicaragua", expresó el cardenal Brenes al ser consultado sobre el tema por El Nuevo Diario, luego de la consagración de Ministros de la Comunión en la parroquia El Santísimo Redentor, de Managua.

Chile rechaza acciones del Gobierno de Nicaragua contra ONG

La Asamblea Nacional, a solicitud del Ministerio de Gobernación, clausuró las personerías jurídicas a las nueve ONG, alegando que han estado respaldando y financiando un supuesto golpe de Estado y algunas hasta son señaladas de financiar el terrorismo.

cardenal Leopoldo José Brenes. Óscar Sánchez/END

Posteriormente, las sedes de las ONG fueron allanadas por la Policía Nacional e incluyeron las oficinas de los medios de comunicación televisivos Esta Semana, Esta Noche y el semanario Confidencial, que dirige Chamorro.

El sábado, Chamorro llegó a las oficinas centrales de la Policía Nacional, en Plaza El Sol, acompañado de periodistas de los medios a su cargo para saber por qué esta institución mantiene tomadas sus oficinas y como respuesta recibió la agresión de policías antimotines.

Agenda abierta al diálogo

Pese a la situación de tensión de los últimos días, el cardenal insiste en buscar el diálogo como la única salida a la crisis.

"Debemos tener una agenda abierta para un diálogo, escuchar propuestas de ambas partes y buscar el bien común de la población", subrayó.

Brenes añadió que de manera personal espera que "muy pronto se logre entrar en un diálogo donde se puedan solucionar los problemas, por muy difíciles que sean".

Recalcó que es un fiel creyente del diálogo y recordó una vez más los acontecimientos  ocurridos en los años 80, cuando daba la impresión de que nadie lograba ponerse de acuerdo.

"Actualmente nos han dicho que el diálogo no va, pero sigo recordando que para 1984 se decía que no habría diálogo, pero al final de cuentas se enteraron  de que sí era positivo y necesario para salir de una crisis", destacó el cardenal Brenes y agregó que tarde o temprano como humanos se deben reconocer los errores, e invitó al pueblo de Nicaragua a no perder la fe y la esperanza.

"No dejemos de orar para que no exista división, porque con esa división bloqueamos un dialogo", dijo.