•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Monseñor Rolando José Álvarez, obispo de la Diócesis de Matagalpa, exhortó este fin de semana a los feligreses católicos a no olvidar en esta Navidad el sufrimiento de las familias nicaragüenses, víctimas de la crisis que afecta Nicaragua desde el pasado 18 de abril. 

Durante la homilía dominical, celebrada en la parroquia Nuestra Señora de Lourdes, en el municipio de La Dalia, Álvarez afirmó que en este tiempo es válido cuestionarse y vivir la fiesta navideña “sin faltarles el respeto”. 

“¿Cómo olvidar el sufrimiento de las familias nicaragüenses? ¿Qué alegría viven las familias nicaragüenses? ¿Cómo vivir con ellos la alegría sin faltarles el respeto?”, se preguntó monseñor Álvarez. 

Hay una respuesta 

Ante esas interrogantes, la respuesta la da únicamente “la Navidad”, dijo el prelado de la Iglesia católica. Según Álvarez, en medio del “sufrimiento” y el “llanto” de esas familias, el “nacimiento de El Salvador”, trae una esperanza.

“Les confieso que por respeto al dolor y sufrimiento que los hermanos están viviendo he decidido desearle a mis amigos: Santa Navidad, y no porque desearnos feliz Navidad sea malo, sino porque queda la pena de poder herir el sentimiento del que sufre, es más, se puede sentir irrespetado porque puede tener un llanto en su corazón”, señaló. 

 “Si ustedes quieren, pueden saludar al otro diciéndole: Santa Navidad, y entonces, nos aseguramos no irrespetar a nadie y que nadie se sienta dolido por alguna expresión que pueda ser vivida fuera de tono”, añadió Álvarez durante la homilía de ayer domingo.

Reflexionar 

Asimismo, invitó a los fieles católicos a reflexionar en esta temporada del año, o bien, platicar con los amigos y familiares para descubrir si a través de esta situación el Señor les permite descubrir el “auténtico origen de la Navidad”. 

“¿No será que ya nos habíamos acostumbrado a noches de compras, días de regalo, gastar el dinero en perfumes? ¿No será que se nos estaba yendo de las manos y alejando el verdadero significado de la Navidad?, reflexionemos”, agregó Álvarez. 

Finalmente, llamó a la conversión como un paso para ser “justo” y no seguir cometiendo “injusticias”. 

“No sean injustos, no hagan malos negocios, no jueguen con el hambre del pueblo (...) ¿Qué tenemos que hacer? No extorsionen a nadie ni denuncien a nadie injustamente”, puntualizó monseñor Álvarez.