•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El sacerdote Mario Guevara, quien fue atacado con ácido sulfúrico por una mujer de nacionalidad rusa el pasado 5 de diciembre, fue intervenido en un hospital de Managua este domingo, donde se recupera, informó Jorge Guevara, hermano del vicario de la Catedral de Managua.

El Nuevo Diario recibió información, de una fuente de la Iglesia, de que el padre Guevara entró a la cirugía en condición muy delicada, y hasta le hicieron una diálisis porque las quemaduras le habían afectado el funcionamiento de los riñones.

Su hermano aseguró que su hermano entró a la cirugía a las 10:00 a.m., y salió del quirófano aproximadamente a la 1:30 p.m. hacia la sala de recuperación.

“Mi hermano se recupera y confiamos en Dios que se cure pronto. Estamos en las afueras de la sala donde se recupera”, dijo vía telefónica Jorge Guevara. 

Según familiares del presbítero, quien sufrió quemaduras de segundo y tercer grado a causa del ácido sulfúrico en el rostro y otras partes del cuerpo, él fue operado para realizarle una reconstrucción de tejidos en el rostro por medio de injertos de piel.

En los últimos días, el padre Mario Guevara había presentado problemas de descontrol de la presión y en los niveles de azúcar, lo que impedía realizarle la cirugía.

Los médicos habían previsto que la cirugía durara cuatro horas, pero al final tardó tres horas y media, aseguraron los familiares, quienes le piden a Dios que sea él quien los sane. 

El atque

El padre Mario Guevara fue atacado con ácido sulfúrico el pasado 5 de diciembre en la catedral de Managua, por Elis Leonidovna Gonn, quien tiene nacionalidad rusa y llegó a Nicaragua en septiembre pasado en circunstancias aún poco claras.

La mujer le lanzó el ácido sulfúrico al sacerdote durante una jornada de confesiones en la catedral. La ciudadana rusa fue acusada por la Fiscalía de lesiones graves y exposición de personas al peligro.

- La mujer atacó al padre con ácido sulfúrico / Oscar Sánchez -

Un juez capitalino ordenó prisión preventiva para la atacante y programó la audiencia inicial para el 10 de enero de 2019.