•   Río de Janeiro, Brasil  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Gobierno de Brasil condenó hoy las medidas de los últimos días de las autoridades nicaragüenses para restringir a las organizaciones no gubernamentales dedicadas a defender los derechos humanos y a la prensa, e instó a Nicaragua a adoptar providencias para restablecer el orden democrático.

"El Gobierno brasileño condena, en términos enérgicos, la decisión de la Asamblea Nacional de Nicaragua de cancelar la personalidad jurídica de diversas organizaciones de defensa de los derechos humanos en el país", aseguró en un comunicado el Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil.

De acuerdo con la nota, entre las organizaciones afectadas por las restricciones figuran el Centro Nicaragüense de los Derechos Humanos (CENIDH) y el Instituto de Estudios Estratégicos y de Políticas Públicas (IEEPP), los que calificó como fundamentales para apoyar las actividades de seguimiento de la situación en Nicaragua promovidas por la Organización de Estados Americanos (OEA).

"El Gobierno brasileño condena igualmente las medidas restrictivas adoptadas contra órganos de prensa y periodistas, porque agravan la situación de persecución sistemática a los defensores de los derechos humanos", agregó la Cancillería.

Según el comunicado, tales medidas representan restricciones inaceptables a las libertades individuales, de expresión y de asociación en Nicaragua.

"Brasil se une a la comunidad internacional para, de nuevo, instar al Gobierno de Nicaragua a crear, sin demora, condiciones para el establecimiento del diálogo nacional con vistas a la restauración de la normalidad en el funcionamiento de las instituciones y de niveles de convivencia democrática de la nación centroamericana", concluye la nota.

Brasil condena agresión a periodistas de nicaragua / Alexander Pérez Tras la decisión del Parlamento de cancelar la personalidad jurídica de algunas ONG, la Policía llegó a decomisar sus bienes, así como los de un medio que tiene una posición crítica frente al Gobierno encabezado por Daniel Ortega.

Nicaragua vive una crisis social y política que ha generado protestas contra el Gobierno y un saldo de más de 300 muertos.