•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La opositora Unidad Nacional Azul y Blanco de Nicaragua invitó hoy a los nicaragüenses vestir este martes de color blanco, cuando se cumplen ocho meses de protestas contra el Gobierno del presidente Daniel Ortega, para exigir libertad, justicia y democracia.

"Este 18 de diciembre nos vestimos de blanco en honor a cada nicaragüense con ansias de libertad, justicia y democracia", dijo en una declaración pública la Unidad Nacional Azul y Blanco.

Lea: Episcopado de Nicaragua anuncia participación en la JMJ en Panamá 2019

Esta liga, creada en octubre pasado y conformada por movimientos y asociaciones estudiantiles, políticas, académicas, profesionales, feministas, campesinos y empresarios, recordó que mañana se cumplen ocho meses del "levantamiento nacional cívico" contra el presidente Ortega y su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo.

"A partir del 18 de abril los nicaragüenses nos unimos bajo una misma voz y una única bandera que nos representa", indicó la Unidad opositora.

Nicaragua vive una crisis social y política que ha generado protestas contra el Gobierno de Ortega y un saldo de entre 325 y 545 muertos, según organismos de derechos humanos locales y extranjeros, mientras que el Ejecutivo cifra en 199 los fallecidos.

También: Brenes lamenta cierre de ONG

Organismos humanitarios locales calculan, además, en 674 los detenidos.

El Gobierno reconoce 273 detenidos, que clasifica, en cambio, como "terroristas", "golpistas" y "delincuentes comunes".

La Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) han responsabilizado al Gobierno de "más de 300 muertos", así como de ejecuciones extrajudiciales, torturas y otros abusos contra los manifestantes y opositores.

De interés: Dictan prisión preventiva a hermanos nicaragüenses por asesinar peruano en Costa Rica

Ortega ha negado las acusaciones y ha asegurado que se trata de un intento de "golpe de Estado".

Las manifestaciones contra Ortega y Murillo se iniciaron el 18 de abril pasado por unas fallidas reformas de la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia del mandatario.