•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) rechazó este lunes los señalamientos hechos por medios del Gobierno, de haber recibido financiamiento de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID, por sus siglas en inglés), “con el fin de preparar condiciones para un golpe suave”.

Según los medios oficialistas, además del Funides también estarían participando en acciones similares la Fundación Violeta Barrios y el organismo Global Communities.

El director ejecutivo del Funides, Juan Sebastián Chamorro, calificó las acusaciones como “una campaña de difamación y desprestigio que el Gobierno pretende montar para que sus bases sientan que ellos están haciendo lo correcto y, de esa forma, justificar posibles acciones que vayan a tener contra la Fundación”. 

El Gobierno canceló la semana pasada las personerías jurídicas a nueve organizaciones no gubernamentales, muchas de las cuales fueron culpadas de participar en la desestabilización y de no aportar al desarrollo del país.

Chamorro explicó que el proyecto de cooperación que se firmó con USAID, ejecutado de 2011 a 2016, por un monto de más de US$2 millones es de carácter público, pues son reflejados en reportes de ejecución presupuestaria de programas públicos.

Agregó que ahora los medios oficialistas y el Gobierno están sacando “maliciosamente” esa información de la ejecución de la agencia de cooperación, para vincularla con un supuesto intento de “golpe suave”, cuando en realidad eso (el proyecto con USAID) terminó en 2016, mucho antes de la crisis sociopolítica que enfrenta Nicaragua.

Informes de coyuntura.

Detalló que ese dinero otorgado por USAID fue utilizado para la publicación de cuatro informes de coyuntura, lo cual incluía la impresión, logística, presentación, hoteles y contratación de especialistas. Además, realizaron estudios puntuales sobre institucionalidad económica, situación energética y de pobreza.

El Funides expresa que su función ha estado dirigida a valorar y presentar propuestas que mejoren las políticas públicas, como lo hace cualquier otro centro de pensamiento y que el Gobierno lo que está haciendo con este tipo de señalamientos es decir que “no admiten ningún tipo de  críticas”.

Mientras tanto, la Fundación Violeta Barrios de Chamorro es acusada de usar más de US$2 millones en el periodo 2014-2017, en el marco de acuerdos de cooperación, para “socavar la imagen del gobierno de Nicaragua de cara al proceso electoral presidencial del 2016, a través de la capacitación y financiamiento de los medios de comunicación independientes”.

Cristiana Chamorro, presidenta de la Fundación Violeta Barrios, indicó que hasta este martes se pronunciarán sobre las acusaciones vertidas por el Gobierno en los medios oficialistas. 

El Nuevo Diario consultó a la organización no gubernamental Global Communities sobre los más de US$25 millones de financiamiento otorgado por USAID, en 2016, que el Gobierno señala que es utilizado para “promover la desobediencia civil e inestabilidad en las entidades administrativas gobernadas por el Frente Sandinista”, pero esta prefirió no referirse al tema.