•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Treinta años de prisión está pidiendo la Fiscalía para el físico-matemático Gabriel Putoy Cano, a quien la jueza Décimo Tercero Distrito Penal de Juicio de Managua, Fátima Rosales, encontró culpable de cinco delitos en el contexto de las protestas ciudadanas de este año.

Los ilícitos de los cuales el maestro de educación secundaria fue inculpado son entorpecimiento de servicios públicos (transporte), robo agravado, lesiones leves, tortura y secuestro extorsivo.

En el caso del secuestro, la judicial lo cambió de simple a extorsivo, lo que agrava la pena.

La abogada defensora, Verónica Nieto, de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), quien ejerce la defensa de Putoy, solicitó la pena mínima por cada uno de los delitos, para totalizar 16 años y seis meses.

Defensa cuestiona

La abogada defensora, Verónica Nieto, cuestionó la decisión de la autoridad judicial, señaló además, que la tortura es un delito que solo es imputable a quien lo comete durante la investigación de una causa penal, según lo establecido en el Código Penal.

Nieto también señaló que la jueza apoya su decisión sobre un video que carece de audio y el testimonio del policía Saúl Centeno Poveda, quien, según la Fiscalía, fue secuestrado y torturado en un tranque antigubernamental en la entrada a Nindirí, municipio de Masaya.

La judicial aceptó ocho fotografías que el órgano acusador incorporó en un escrito de ampliación de pruebas y que, según la abogada de la CPDH, fueron entregadas después del tiempo permitido en el proceso. 

Los hechos por los cuales la Fiscalía está pidiendo la pena máxima para el físico-matemático acontecieron el 3 de junio del 2018, cuando el policía Saúl Centeno trató de pasar por un tranque antigubermental.

La judicial anunció que la sentencia condenatoria será dada a conocer en el plazo que la ley establece, que es de 12 días hábiles (no incluye fines de semana ni feriados) y que de iniciar vacaciones de Navidad y Año Nuevo, a partir del próximo viernes, la misma sería leída hasta enero de 2019. 

El profesor Gabriel Putoy Cano, condenado por cinco delitos.

Putoy desciende de una familia  monimboseña. Desde niño recorrió las calles de Masaya de la mano de su mamá, quien vendía atol, tamal pisque y cajetas, para ayudarse a costear los estudios.

Ahora Gabriel Putoy, el cuarto de los ochos hijos que procrearon María Angélica Cano (q.e.p.d.) y José Leónidas Putoy, ostenta dos títulos universitarios, uno de Física y otro de Matemáticas.

Antes de su captura, el 15 de septiembre, se desempeñaba en Masaya como docente del Instituto Héroes y Mártires de la Reforma.