• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Carlos Fernando Chamorro Barrios, periodista y accionista apoderado de Promedia, productora del programa Esta Semana y Esta Noche, e Hipermedia, encargada de la publicación del semanario Confidencial, se presentó al Complejo Judicial de Managua para interponer un recurso de amparo en contra lo que definió como el “asalto policial y la ocupación ilegal” de las instalaciones de dichos medios de comunicación.

Chamorro otorgó un poder de representación al abogado Lésther Mendoza, para que introdujera dicho recurso ante la sala civil del Tribunal de Apelaciones de Managua.

El documento expone el “asalto perpetrado por la Policía Nacional contra estas dos empresas que dirijo, contra las redacciones del programa Esta Semana y el semanario Confidencial, además de la ocupación ilegal que mantiene la Policía en las oficinas de los medios, local que es de mi propiedad”, denunció el periodista.

Libertad de expresión

El director de Esta Semana señaló que todos estos actos que ha cometido el Gobierno de Nicaragua en los últimos ocho meses en contra de los periodistas, han afectado los derechos a la libertad de prensa y la libertad de expresión.

No obstante, Chamorro rescató que esos derechos no son “una dádiva. Se ejercen día a día y creo que, a pesar de la represalia y las agresiones a los periodistas, sí hay libertad de prensa porque los periodistas independientes están informando lo que sucede, además de la valentía de la población que filma lo que pasa”.

Los medios de comunicación Confidencial, Esta Semana y Esta Noche continuarán informando, “todos tenemos que aprender a vencer el miedo, porque las ideas no se pueden matar y tampoco se puede matar la verdad matando periodistas”, afirmó Chamorro.

El periodista afirmó que los medios que dirige se están organizando para continuar, aunque el Gobierno les continúe obstaculizando su trabajo, ya que la población “nos acompaña y nos apoya en la labor de informar”.

Sin embargo, Chamorro Barrios conserva las esperanzas de que el Tribunal de Apelaciones de Managua dicte una resolución en base a ley.

“Esperamos que los magistrados de este Tribunal fallen de acuerdo a derecho, que demuestren, que se reivindiquen ante el país, en esta y otras circunstancias. No quiero cancelar la posibilidad, porque tiene la obligación legal”, dijo.

Periodistas condenan

Reporteros sin Fronteras (RSF) condenó los ataques contra los medios de comunicación, ejecutados por la Policía. Además, demandaron el “fin inmediato de esta escalada de autoritarismo del presidente Daniel Ortega”.

Carlos Fernando chamorro barrios, en los juzgados de Managua. Óscar Sánchez/END

La Junta Directiva y el Consejo Rector de la Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI) condenaron este lunes "enérgicamente los actos vandálicos e intimidatorios" contra el ejercicio del periodismo libre e independiente en Nicaragua.

La FNPI también condena en un comunicado la agresión al director de la revista digital Confidencial, Chamorro Barrios, así como contra su esposa, Desirée Elizondo, y miembros de equipos periodísticos por miembros de la fuerza antimotines.

La organización de Periodistas y Comunicadores Independientes de Nicaragua también se hizo presente en el Complejo Judicial, para acompañar a Chamorro en la presentación del recurso de amparado

En el lugar leyeron un comunicado en el que le exigen al Gobierno de Nicaragua la devolución de los equipos de los tres medios de comunicación y un respeto absoluto a la libertad de prensa.

Cierre de espacios

Las oficinas de los medios de comunicación dirigidos por Chamorro fueron allanadas el pasado 13 de diciembre en horas de la noche.

Ese día, los portones fueron forzados, los agentes de la Policía se llevaron computadoras, discos duros y toda la información digital e impresa. Posteriormente, la propiedad fue ocupada y se prohibió el ingreso.

El pasado sábado, Chamorro Barrios, un grupo de colaboradores y acompañantes intentaron obtener una explicación de la Policía sobre la ocupación de los medios en el complejo policial “Plaza El Sol”, pero fueron expulsados del portón principal a empujones y patadas por agentes antidisturbios.