•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El líder de Movimiento Campesino y Miembro de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, Medardo Mairena fue declarado culpable de siete delitos, la noche de este lunes por el juez del Noveno Distrito Penal de Juicio de Managua, Edgard Altamirano.

A Medardo Mairena se le declaró culpable por el asesinato de cinco policías en Morrito, Río San Juan y el ciudadano Marvin Ugarte, así como por crimen organizado, secuestro, robo agravado, entorpecimiento de servicios públicos, daños agravados y terrorismo.

Junto a Medardo Mairena fueron acusados los campesinos Pedro Mena y Luis Orlando Pineda.

En el caso de  Pedro Mena también fue declarado culpable por los mismos delitos que Medardo Mairena, solo que a este se le señala como coautor.

Pineda fue declarado culpable por terrorismo y crimen organizado entorpecimiento de los servicios públicos, robo agravado y secuestro simple, pero lo declararon no culpable por la muerte de los policías y el civil Marvin Ugarte.

Los líderes campesinos Medardo Mairena y Pedro Mena

Tras el fallo de culpabilidad la Fiscalía solicitó 73 años de prisión para Medardo Mairena y 63 para Pedro Mena.

El doctor Julio Montenegro, miembro de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH) y abogado de los líderes campesinos manifestó en conferencia de prensa que apalearán el fallo del juez.

Julio Montenegro, abogado de Medardo Mairena / Archivo Los campesinos Medardo Mairena y Pedro Mena fueron arrestados el 13 de julio en el aeropuerto de Managua en medio de la crisis que afecta a Nicaragua desde el pasado abril y que ha dejado centenares de muertos, miles de heridos, y así como personas desaparecidas y encarceladas.

La familia de Medardo Mairena ha denunciado en varias ocasiones que el campesino es víctima de tratos crueles y “torturas” dentro de la cárcel y que lo mantienen en una celda de máxima seguridad conocida como el “infiernillo”.

Organismos de derechos humanos han denunciado que en Nicaragua hay más de 600 personas encarceladas por haber participado en las protestas y son acusadas de distintos delitos entre ellos: crimen organizado, terrorismo, secuestro, torturas y asesinato.

Las organizaciones de derechos humanos y la comunidad internacional han llamado a las autoridades de Nicaragua han cesar la criminalización de las protestas y a liberar a los manifestantes encarcelados.