•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Señalado por los delitos de homicidio imprudente y lesiones graves en accidente de tránsito, fue llevado este martes Winston Harry Rodríguez Olivera, ante una jueza de Estelí, acusado de haber provocado un accidente la tarde del 14 de diciembre al conducir un autobús, en el que colisionaron cinco vehículos, y como resultado de esto cuatro personas murieron y 29 sufrieron lesiones, según información la oficial.

La jueza suplente segundo penal de Estelí Claudia Castro, admitió la acusación formulada por la Fiscalía y fijó para el 10 de enero de 2019 la audiencia inicial, en la que definirán si el reo será llevado a juicio oral en caso de no llegar a una mediación entre los familiares de las víctimas mortales y los lesionados, entre ellos nueve de gravedad, (que son los que figuran en la acusación).

La judicial ordenó que el acusado enfrente el proceso con la medida de “casa por cárcel”, partiendo de que la Fiscalía lo acusó por delitos menores que admiten mediación y que la pena de ser declarado culpable no rebasa los cinco años de cárcel.

Durante los alegatos, Juan Diego Bustamante, abogado defensor de Rodríguez Olivera, hizo ver algunas imprecisiones en la acusación formulada por la representante del Ministerio Público.

Una de los errores señalados por la defensa indicaba que el autobús de servicio de transporte expreso que cubre la ruta de Managua a Ocotal, al llegar a la zona donde sucedieron las tragedias (cuesta La Kukamonga, ubicado en el kilómetro 170 de la carretera) circulaba de norte a sur, cuando en la realidad iba de sur a norte.

Luego que Bustamante propuso a cuatro fiadores y varias propiedades en garantía, la jueza Castro  designó a Lenar Fabricio Ortez Meza, como tutor del reo y principal responsable para que se presente todos los días a su juzgado a más tardar a las nueve de la mañana.

De igual forma le impuso una caución (o garantía) de cien mil córdobas para poder gozar de la libertad condicional e igual forma le previno que evitara tener contacto con cualquier familiar de las víctimas mortales y de los lesionados.

La judicial Castro además giró una orden de retención migratoria para que el procesado se le impida salir del país.

La judicial aclaró que tomó tales medidas sin menoscabo al principio de oportunidad y que en el futuro pueda darse una medicación tanto con los familiares de las víctimas mortales como con los lesionados ya que el abogado que representa a Rodríguez dijo estar anuente a llegar a un acuerdo con estos.

Es de señalar que el tutor principal de Rodríguez Olivera es el dueño de la unidad de bus que conducía éste cuando provocó el accidente, porque según la resolución policial conducía a más de 50 kilómetros por hora, por encima de la velocidad permitida en ese tramo de carretera.

Además la fiscalía señaló que el autobús circulaba con desajustes en los frenos anteriores y posteriores.

Según la acusación del Ministerio Público, el 14 de diciembre Winston Harry Rodríguez Olivera, conducía de sur a norte el autobús placas M2322 de forma temeraria en un lugar lleno de curvas y pendientes y por eso impactó contra una camioneta que se desplazaba en sentido contrario la que colisionó luego con un vehículo cisterna que regresaba de Ocotal de abastecer a una estación de venta de combustibles.

La judicial ordenó que el acusado enfrente el proceso con la medida de “casa por cárcel”.

En seguida se pasó llevando una motocicleta,  hasta impactar por la parte trasera contra otro autobús que se dirigía de sur a norte (de Estelí hacia Pueblo Nuevo) provocando que este se saliera de la vía y cayera en un abismo de 21 metros de profundidad al lado izquierdo de la vía, provocando la muerte a tres pasajeros y lesiones graves a varios.

En tanto, el autobús que conducía Winston Harry Rodríguez Olivera, se salió de la  carretera y luego de impactar contra unas vallas de contención dio una vuelta y cayó normal pero con dirección de norte a sur sobre un camino de tierra que conduce al sector conocido como “La Guaba”.

En el autobús Mercedes Benz con placas de Estelí que se fue al guindo, conducido por Edwin Ramón Ríos Urbina, murieron Petrona Rivera Obando, Beatriz del Socorro Torres y Urania Marileth Torres hija y madre de 50 y 17 años de edad respectivamente y originarias de Condega. También falleció Petrona Rivera Obando (de Pueblo Nuevo).

En tanto Jorge Ramón Murillo Acevedo de 50 años, originario de Palacagüina, municipio de Madriz, murió del impacto que dio el bus que conducía Rodríguez, al momento que este se salió de la vía.