•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El nuncio apostólico en Nicaragua, monseñor Stanislaw Waldemar Sommertag, llamó nuevamente a buscar “siempre sin cansarse” el diálogo en este país, para resolver la difícil situación que enfrenta.

El representante del papa Francisco sostiene, en un mensaje a los nicaragüenses en ocasión de Navidad y Año Nuevo, que se necesitan los sinceros esfuerzos de todos, comenzando por los gobernantes y todas las instituciones del Estado, que son del pueblo nicaragüense y deben estar al servicio de todos los sectores que componen la sociedad.

El nuncio apostólico Stanislaw Waldemar Sommertag. Orlando Valenzuela/END“Dicen que el diálogo es un arte, pero lo primero de todo es una verdadera necesidad humana, necesidad en la vida de cada uno de nosotros sin el cual vivir es imposible”, expresa el Nuncio en la misiva a los nicaragüenses.

Señala que, como en una familia se pueden solucionar muchas cosas y situaciones, hasta graves, “solamente con un diálogo sincero y abierto, o sea, conversando, platicando, buscando un verdadero entendimiento, así se puede hacer lo mismo también en una familia más grande como es una nación, una familia de las familias, en nuestra Nicaragua”.

El obispo de origen polaco afirma que para llegar a un entendimiento se necesitan los esfuerzos de todos, sin excluir a nadie, con una voluntad sincera y una disposición de la consciencia libre de prejuicios.

“Que el señor nazca”

En su mensaje, el Nuncio invita a “dejar que el Señor nazca verdaderamente en nuestros corazones. Es importante dejar a Jesús que nazca de nuevo en nuestros hogares y en nuestros corazones donde empieza a ser verdadero Señor de la historia de cada uno de nosotros”.

“En estos días de fiesta deseo expresar a todos los nicaragüenses, creyentes y no creyentes, unas palabras de atención, de cariño y apoyo espiritual, o sea, ofrecer los mismos sentimientos que tiene el papa Francisco hacia todos ustedes. No hay ninguna duda que él tiene un particular cariño hacia cada persona y lo saben bien. El Santo Padre está muy cercano a los nicaragüenses”, manifiesta monseñor Stanislaw Waldemar Sommertag.

Agrega que en estos días de fiesta se debe tener más tiempo “para reflexionar, para hacerse muchas preguntas, un profundo examen de conciencia, buscar cómo sanar las heridas, regalar el perdón, hasta llegar a un acto casi heroico de olvidar los males recibidos, implorar la verdadera paz, confiar en la justicia y actuar con amor”.

Stanislaw Waldemar Sommertag, representante de la Santa Sede en Nicaragua. Archivo/END

“El Papa ha transmitido muchos mensajes en varias ocasiones recordando siempre la fe y la valentía del pueblo nicaragüense y confiando siempre en las personas de buena voluntad”, destaca.

A los nicaragüenses “mis mejores votos para una feliz Navidad y un próspero Año Nuevo. Imploro al Niño Jesús, que se ha dignado a vivir entre nosotros, la gracia de aprovechar el tiempo de nuestra vida para actuar siempre con generosidad y sabiduría sembrando semillas de paz, justicia y fraternidad”, concluye el mensaje del Nuncio.