•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Fundación Violeta Barrios de Chamorro denunció que los señalamientos hechos por medios del Gobierno, en los que se le acusa de haber recibido financiamiento de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid, por sus siglas en inglés), para “preparar un golpe de Estado suave”, son totalmente falsos.

Los medios oficialistas acusan a la Fundación Violeta Barrios de Chamorro de usar más de US$2,000,000 durante el período 2014-2017, bajo el acuerdo de cooperación 524-A-14-00001, para “socavar la imagen del Gobierno de Nicaragua de cara al proceso electoral presidencial del 2016, a través de capacitación y financiamiento de los medios de comunicación independientes”.

La Fundación Violeta Barrios comunicó que “rechaza toda campaña de desinformación y difamación”, ya que consideran que tratan de “desvirtuar la labor de la organización”.

La entidad no gubernamental aclaró que los fondos que reciben son implementados en diferentes proyectos, los cuales tienen como objetivo fortalecer la libertad de expresión. 

Además, apuntaron que todos los trabajos que han realizado son de conocimiento de las entidades públicas, conforme a lo que establece la ley que regula a las organizaciones sin fines de lucro.

El director ejecutivo del Funides, Juan Sebastián Chamorro, también se ha referido a las acusaciones oficialistas calificándolas de “difamatorias”, pues valora que los señalamientos en contra de las organizaciones son parte de la estrategia gubernamental para justificar posibles acciones en contra de las organizaciones sin fines de lucro.

La Asamblea Nacional, mediante decreto, canceló la personería jurídica de nueve organizaciones no gubernamentales, las cuales fueron acusadas de desestabilizar el país con las protestas iniciadas en abril, de estar aliadas con el gobierno norteamericano y de no aportar al desarrollo de Nicaragua.

La Asamblea Nacional, mediante decreto, canceló la personería jurídica de nueve organizaciones no gubernamentales. Archivo/END

Esas acciones contra las organizaciones civiles también fueron condenadas por la Fundación Violeta Barrios, que a su vez deploró la persecución y asedio a medios independientes, pues lo ven como un ataque directo a la libertad de expresión.