•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El periodista Carlos Fernando Chamorro llegó este mediodía al Ministerio Público para interponer una denuncia en contra de la Policía Nacional de Nicaragua por “la confiscación de los equipos e instalaciones” del semanario Confidencial, así como la agresión que sufrieron los periodistas el pasado sábado.    

Carlos Fernando Chamorro llegó a la Fiscalía acompañado de su abogado, para interponer la denuncia sobre daños y “ocupación” a la propiedad privada.     

“Venimos a denunciar que cumplan con lo que manda la ley porque lo que ocurrió es un robo de equipos que afecta no solo a la empresa sino que también a un grupo de trabajadores”, dijo Carlos Fernando Chamorro al interponer la denuncia.  

Carlos Fernando Chamorro llegó al Ministerio Público acompañado de los periodistas que trabajan para los programas de televisión Esta Noche, Esta Semana, el semanario Confidencial y la revista Niu, quienes denunciaron que en el allanamiento también perdieron pertenecías personales que tenían dentro del edificio que ahora está en manos del Estado.  

“Aquí se está produciendo una usurpación de un domicilio que es de mi pertenencia sin que se tuviera un soporte de las autoridades competentes y la Fiscalía debe hacer una investigación. Esto es un acto de crimen organizado y le demandamos a la Fiscalía que realice una investigación”, reafirmó Chamorro. 

El periodista director del Semanario Confidencial llevó a la Fiscalía una lista de los daños y los equipos que sustrajeron del edificio y los que todavía permanecen en las instalaciones y que a juicio de Chamorro han sodio “incautados de manera ilegal”.    

 El allanamiento a las instalaciones de Confidencial ocurrió la noche del pasado jueves luego de que la Asamblea Nacional cancelara la personería jurídica a cinco oenegés.

Según Carlos Fernando Chamorro, director de Confidencial, no existe ninguna justificación para allanar estos medios de comunicación y confiscarles sus equipos y oficinas, debido a que no tienen relación con el Centro de Investigación de la Comunicación (Cinco), ONG a la que la Asamblea Nacional le retiró la personería jurídica.  

Un día después de allanar las instalaciones de confidencial, la Policía Nacional se tomó edificio en el que también funcionaban otras oficinas que no tienen relación con Cinco.