•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Los seis testigos propuestos este miércoles por el Ministerio Público para declarar en contra de los hermanos Cristian y Santiago Fajardo y María Adilia Serrato, no pudieron identificarlos en las actas de reconocimiento y tampoco ubicarlos en los relatos acusatorios, en el juicio por terrorismo y otros delitos que estos enfrentan en los juzgados capitalinos.

Los hermanos Fajardo y Serrato (esposa de Cristian), son originarios de Masaya y a inicios de junio fueron detenidos por protestar en contra del gobierno, y luego enjuiciados por la Fiscalía.

El abogado de la Comisión Permanente de los Derechos Humanos (CPDH), Julio Montenegro, explicó que los testigos evacuados en la continuación de este juicio correspondían a la investigación, reconocimiento fotográfico y de personas, así como de inspección ocular.

Montenegro aseguró que a los testigos les realizó preguntas concretas como por ejemplo, “si dentro de los actos de investigación identifican a los Fajardo o a Serrato, a lo que los testigos respondían no”, señala el representante de la CPDH.

"¿Se menciona dentro de los reconocimientos a Cristian Fajardo o María Adilia Serrato? Y ellos respondían que no. Eso fue constante y en cada uno de los testigos", reiteró Montenegro.

Explicó que en la inspección ocular, que es una descripción fotográfica del lugar de los hechos, tampoco se reconocen a los acusados.

"De esto tampoco me mencionaron nada. Se mencionó que haya sido con actores desconocidos en las fotos", indicó.

A criterio de Montenegro es una muestra de que el Ministerio Público no tiene suficientes pruebas para inculpar a los hermanos Fajardo y a Serrato en los delitos de terrorismo, financiamiento al terrorismo, crimen organizado, entorpecimiento de los servicios públicos y secuestro.

El juicio en contra de los Fajardo y Serrato continuará el 19 de enero de 2019. Montenegro indicó que el Ministerio Público propuso más de 40 testigos contra ellos y en este punto ya han sido evacuados la mitad de ellos.

Montenegro denunció que a la familia de los procesados le impidieron el acceso a los juzgados.