•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Amerigo Incalcaterra, jefe del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH), de la OEA, expresó que “nos sugirieron no presentar el informe en territorio nicaragüense”, al referirse a los resultados de una reunión sostenida esta tarde con autoridades nicaragüenses, donde fueron notificados de que su trabajo estaba suspendido en Nicaragua.

“Nos suspendieron. Fuimos suspendidos de seguir con nuestro trabajo en ese mismo momento”, dijo Incalcaterra al referirse a la cita, donde fueron recibidos por el canciller Denis Moncada.

Tanto los miembros del GIEI como de la CIDH consideran que la reunión a la que fueron citados a la sede de la Cancillería en Managua, carecía de todo sentido y además el propio canciller Moncada aprovechó para emitir una serie de quejas, “que no vamos a decir si son legítimas o no, en contra del secretario general de la OEA (Luis Almagro)”, consideró Incalcaterra.

Tanto el GIEI como la CIDH presentarían este jueves un informe completo que evalúa la situación sociopolítica del país, desde su llegada al país a inicios de junio.

La llegada a Nicaragua del GIEI y la CIDH fue el resultado de las discusiones sobre la crisis en Nicaragua abordada en las reuniones de los estados miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA), de la cual el gobierno nicaragüense fue signatario.

Como resultado de estos encuentros, la CIDH dio las primeras 15 recomendaciones para empezar a buscar una salida a la crisis sociopolítica de Nicaragua, la cual incluía la llegada de especialistas para trabajar en conjunto con autoridades nicaragüenses, e incluso estas medidas fueron acogidas por el diálogo nacional que se instaló en un primer momento.

“Sin embargo, el trabajo conjunto jamás se hizo, jamás recibimos respuesta alguna de ninguna de las autoridades nicaragüenses, jamás nos dejaron tener acceso a un solo juicio, y ni siquiera nos permitieron tener un solo contacto con los familiares de los policías fallecidos durante la crisis”, dijo una de las representantes de la CIDH.

Para realizar el informe que presentarían este jueves, los miembros de la CIDH y del GIEI dicen que tuvieron que recurrir a fuentes abiertas, a organismos de derechos humanos que han documentado cientos de casos a lo largo de la crisis, a los medios de comunicación independientes  y con entrevistas a decenas de familiares de las víctimas.

Los miembros del GIEI y de la CIDH dicen que seguirán documentando desde el exterior todo lo que pase en Nicaragua.

"Nosotros hemos realizado un trabajo apegado a la verdad, honesto, y para eso fuimos llamados a venir aquí", manifestó Incalcaterra.