•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Organización de Estados Americanos (OEA) condenó este miércoles la expulsión del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) y el Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (Meseni), por las autoridades nicaragüenses, y calificó la decisión como acciones de “quienes pretende perpetuar la impunidad”.

Una carta de la Cancillería nicaragüense dirigida al Secretario General de la OEA, Luis Almagro, informa que al GIEI ya se le venció el plazo, su objetivo y misión, y por tanto da por concluido el mandato para su visita y permanencia en el país.

El mensaje a Almagro también critica la postura de la OEA y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), por lo cual cancela de forma “temporal” el trabajo del Meseni.

En respuesta, “la Secretaría General de la OEA rechaza en los términos más categóricos la decisión del Gobierno de Nicaragua de expulsar del país al GIEI y al Meseni de la CIDH”. 

El comunicado de la OEA expresa que “la decisión tomada por el régimen de Ortega-Murillo en el día de hoy (miércoles) adentra aún más a Nicaragua en el terreno del autoritarismo”, porque “expulsar investigadores y defensores institucionales de los derechos humanos es característico de quienes pretenden que no se haga justicia y perpetuar la impunidad”.    

La OEA enfatizó que continuará investigando las violaciones a derechos humanos ocurridas en Nicaragua, para “que los crímenes sean esclarecidos”.

“La Secretaría General de la organización responsabiliza públicamente al Gobierno de Nicaragua por la seguridad e integridad de los miembros del GIEI, del Meseni y de su personal de apoyo hasta que los mismos puedan abandonar el país”, puntualiza el comunicado de la OEA.  

8 Meses cumplió esta semana la crisis sociopolítica nicaragüense.

El 31 de agosto pasado, el Gobierno de Nicaragua expulsó a la misión de la Oficina de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, después que esta presentó un duro informe contra la respuesta de la policía y fuerzas parapoliciales a las manifestaciones ciudadanas.