•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El representante permanente de Estados Unidos ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Carlos Trujillo condenó la expulsión del Mecanismo de Seguimiento Especial para Nicaragua (Meseni) y el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independiente (GIEI), por parte de las autoridades de Nicaragua y afirmó que dichas acciones aíslan más al Gobierno de la comunidad internacional.  

“Estados Unidos condena la expulsión de personas que estaban trabajando para los mecanismos independientes de informes de derechos humanos de la CIDH: GIEI y Meseni. Esta acción no oculta la verdad y solo aísla aún más al régimen de la comunidad internacional”, escribió Trujillo en su cuenta de Twitter.

El GIEI y el Menesi fueron creados por la OEA y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), para investigar las violaciones de derechos humanos y las muertes ocurridas durante la crisis que vive Nicaragua desde el pasado 18 de abril.

Ayer el Gobierno nicaragüense expulsó a los miembros del GIEI y Menesi y les pidió que no presentaran el informe final sobre la crisis de Nicaragua que el GIEI pretendía presentar hoy en Managua.

El Gobierno de Nicaragua también envió ayer una carta al secretario general de la OEA, Luis Almagro en la que lo acusó de participar "en la escalada criminal, injerencista" contra Nicaragua en la que también vincula al GIEI y el Menesi.

Por su parte Luis Almagro condenó la medida de las autoridades de Nicaragua y calificó dicha decisión como acciones de “quienes pretenden que no se haga justicia y perpetuar la impunidad”.

miembros del Meseni y GIEI tras ser expulsados de Nicaragua / Melvin Vargas Tras la expulsión de los miembros del Menesi  y el GIEI, tanto la OEA como la CIDH reiteraron que la crisis de Nicaragua sigue siendo una prioridad y que continuarán monitoreando e investigando las violaciones a derechos humanos ocurridas en el país desde que estalló la crisis.

La crisis en Nicaragua ha dejado más de 300 personas fallecidas, miles de heridos, más de 600 personas encarceladas pos participar en las protestas y miles de exiliados ante amenazas, asedio, persecución e intimidación, de acuerdo a organismos de derechos humanos.