• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Las dificultades sociopolíticas de los últimos ocho meses, explica Pedro Belli, han provocado una afectación que ha hecho retroceder en siete años el sistema económico del país.

Nicaragua se convirtió en un riesgo para los inversionistas, y todavía falta el efecto directo de la Nica Act., señala el economista en esta entrevista con El Nuevo Diario.

Al concluir el año 2018, ¿cómo evalúa el cierre de la actividad económica en Nicaragua?

Es un verdadero desastre innecesario. Hay una contracción de la economía en por lo menos un 4%, se registra un retroceso de siete años en siete meses. Hasta el momento hay más de 400 mil despedidos y podría aumentar en por lo menos 120 mil personas. Las finanzas del INSS (Instituto Nicaragüense de Seguridad Social) están peor que al inicio del año, con una pérdida de 167,219 afiliados y una pérdida de unos US$500 millones en Inversión Extranjera Directa (IED), y podría decir que se registra una desaparición del turismo.

¿Es factible pensar que hay síntomas de recuperación económica luego de las protestas sociales iniciadas en abril?

Es factible esperar una recuperación, pero a un nivel mucho más bajo. Si comparamos lo que pudo haber sido con lo que en realidad sucedió, hemos perdido un 8% del Producto Interno Bruto (PIB), equivalente a uno US$100 millones de dólares al mes. Dado que el turismo como la Inversión Extranjera Directa se ha esfumado, cualquier recuperación será lenta y comenzando desde un nivel mucho más bajo, como si estuviéramos en el año 2011 y no en el año 2019.

¿Cuáles son los indicadores económicos que más le preocuparían al concluir el 2018?

Mi preocupación principal es el desempleo. Una familia nicaragüense en promedio tiene cinco miembros, lo que significa que 400,000 despedidos afectan a 2 millones de personas, a un tercio de toda la población del país.

El impacto social de los eventos de los últimos ocho meses es devastador, es una tragedia social de primera magnitud, porque con el desempleo viene el hambre, con el hambre viene la delincuencia, y el desorden social sería tremendo. El 8% de pérdidas en el PIB es un número muy abstracto, pero 2 millones de personas afectadas por la falta de empleo, es una cosa que se puede palpar, se puede sentir y tiene un impacto social grande.

¿Hasta qué punto fue afectada la Inversión Extranjera Directa en Nicaragua, este año?

Prácticamente se desapareció. El año pasado hubo un poquito más US$800 millones de Inversión Extranjera Directa. En el primer trimestre de este año íbamos más o menos con el mismo ritmo, pero, según los datos del Banco Central, la Inversión Extranjera Directa se ha reducido. Se pasó de US$300 millones en los primeros meses a USS10 millones en el segundo trimestre. No sabemos al cierre del año, porque el Banco Central no ha publicado las últimas cifras.

Aún no se confirma la reanudación de un diálogo nacional. ¿Cuál podría ser el mejor escenario para el sector privado en medio de las complicaciones?

El mejor escenario para el sector privado y para todo el país sería el cese de la represión, seguido de pláticas para acordar una fecha de elecciones anticipadas, preferiblemente para hacer elecciones en 2019 para evitar una continuación de la caída de la producción, evitar el aumento del desempleo y la pobreza. Es urgente establecer conversaciones para resolver esto. El problema económico en Nicaragua es consecuencia directa de los problemas políticos, un mal que hemos padecido desde que nacimos como República; entre más pronto resolvamos esto, más pronto nos estaremos recuperando económicamente y creando más empleos.

¿Cuáles serían las perspectivas económicas para el año 2019?

Nada está garantizado, ni el crecimiento económico ni el presupuesto de la República, ni la paz ni la tranquilidad de los nicaragüenses. Todo depende de la situación política. Si no se resuelve la situación política, entonces estamos mal.

Fue profesor en la Universidad de California y en el INCAE. También fue miembro del staff del Banco Mundial.

¿Qué impacto puede tener la Nica Act en la economía de Nicaragua?

La Nica Act tiene el potencial de afectar la economía sustancialmente, pero los mayores daños ya se han visto y no vienen de la Nica Act, sino de las decisiones del sector privado de otros países. Con la Nica Act el país dejaría de recibir un financiamiento que oscila entre US$300 y US$ 400 millones al año. Es un impacto fuerte, pero no es tan fuerte como la huida de la IED, que era de US$ 800 millones el año pasado y que en el 2018 se desplomó. El impacto de la Nica Act tampoco es tan fuerte como la desaparición del turismo, que alcanzó el 6% del PIB, representando unos US$780 millones. Entre estas dos fuentes son US$1,500 millones. De tal manera que con la Nica Act se le añade leña al fuego, pero el fuego ya estaba prendido.

¿Cómo afectará la Nica Act la inversión pública prevista en el Presupuesto General de la República?

Como la mayor parte de los fondos de las multilaterales financian al Gobierno, no son para el sector privado. Entonces, el impacto sobre el Presupuesto de la República será serio. El Gobierno de Nicaragua recibe fondos de otros países, lo que se llama ayuda bilateral, como por ejemplo de Venezuela. Además, recibe financiamiento de las instituciones como el Banco Mundial (BM), Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

En estas instituciones es donde la Nica Act tendrá efectos directamente en relación a los préstamos y cooperación destinada a Nicaragua. El BM, BID y FMI se conocen como instituciones multilaterales, porque pertenecen a muchos gobiernos. En el 2017, el FMI no otorgó nada, el BM desembolsó US$87 millones al gobierno de Nicaragua y el BID aportó US$313 millones, de manera que el impacto para el país podría ser una reducción en concepto de financiamiento de aproximadamente US$400 millones.

No tengo claro si el Nica Act afectará los desembolsos de préstamos ya aprobados; de ser así, el impacto negativo se sentirá en el 2019, pero si no perjudica los préstamos ya autorizados, entonces el efecto de la Nica Act sería hasta el año 2020 y 2021. También, como organismo multilateral, está el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) que desembolsó a Nicaragua US$214 millones en 2017. En este caso, se debe señalar que el gobierno de los Estados Unidos no es miembro del BCIE. La Nica Act, lo que dice es que el representante del Gobierno de los Estados Unidos en el FMI, en el BM y el BID, van a tener instrucciones de no extender fondos a Nicaragua, al menos de que sean para cuestiones sociales y fortalecimiento de la democracia.

Pedro Belli es Doctor en Economía, graduado en la Universidad de California en Berkeley. Melvin Vargas/END

Eso es lo que dice la Nica Act. Los Estados Unidos no tienen poder de veto en esas instituciones, entonces deberá convencer a otros países para que entre ellos paren los préstamos. No obstante, ¿qué amigos tiene Nicaragua en los otros países? Canadá no va a votar en contra de los Estados Unidos, Argentina tampoco. Aquí, en América Latina, Cuba respalda a Nicaragua, pero Cuba no es miembro del Banco Mundial. Probablemente Bolivia y Venezuela votarían a favor de Nicaragua y eso es todo. Dudo que Corea del Sur vote en contra de los Estados Unidos en el BM, y Japón estaría con los Estados Unidos. Se conoce la posición de la Unión Europea, 27 países.

(La UE ha condenado la represión en Nicaragua), a pesar de que no hay veto, creo que si los Estados Unidos dicen: hombre, tenemos que hacer algo, porque esa gente en Nicaragua está violando todos los derechos humanos, entonces los países se unen. El gobierno de Nicaragua, en estos momentos, no se ha ganado muchos amigos dentro de este grupo.

Las relaciones bilaterales que el sector privado tiene o pueda tener con agentes económicos norteamericanos, ajenos al Gobierno de Nicaragua… ¿Se pueden ver perjudicados por la Nica Act?

Esas relaciones no están perjudicadas por la Nica Act directamente. Esta ley está clara, el gobierno de los Estados Unidos dará instrucciones a sus representantes en el BID, FMI, BM para que no aprueben préstamos para el gobierno de Nicaragua que no sean para propósitos sociales o para fortalecer la democracia. El sector privado no entra en esto. Sin embargo, un gringo que quiere invertir en Nicaragua y ve que su Gobierno le está diciendo, hombre, ese país está violando los derechos humanos, ese país está en una situación muy precaria; entonces, ya ellos votaron, porque el año pasado invirtieron US$800 millones y ahora apenas US$10 millones en el segundo trimestre.

Con la represión, nosotros nos hemos ganado la enemistad de la Unión Europea, de muchos de los países latinoamericanos, y digo nosotros, porque nos afecta a todos los nicaragüenses.

Pedro Belli.

En términos de Inversión Extranjera Directa, ¿cuál puede ser el sector o rubro más afectado en 2019?

Definitivamente la construcción y el comercio, no hay duda. Porque la Inversión Extranjera Directa casi iba íntegramente a construcciones, y también será afectada la inversión pública del Gobierno.

¿Limitará la Nica Act las exportaciones de las zonas francas hacia Estados Unidos o perjudicará las exportaciones en general?

Si es que las puede perjudicar, sería solo indirectamente. La Nica Act no toca esto. Nada he visto en la Nica Act que diga: aquí vamos a parar las exportaciones de Nicaragua, no hay nada de eso.

Se ha mencionado que el Tratado de Libre Comercio entre Nicaragua y Estados Unidos puede verse afectado.

Cualquier cosa puede suceder, pero no ha sucedido. Debemos estar claros de eso, pero la Nica Act ya se aprobó y no dice absolutamente nada sobre el DR-CAFTA (TLC).

¿Cuál puede ser la reacción de los socios comerciales que tiene Nicaragua, al margen de los Estados Unidos, ante la aplicación de la Nica Act?

Ya lo hemos visto. La Inversión Extranjera Directa no era exclusivamente norteamericana, era mundial. Los alemanes tenían inversiones aquí, los coreanos tienen inversiones. Ahora, toda esa gente va a parar. Nicaragua se ha vuelto un país de riegos. Nicaragua, como país, tiene una clasificación de riesgo mucho más alta a la que tenía hace ocho meses. Si alguien quiere meterse en Nicaragua, corre un alto riesgo. Hay que tener en mente que Nicaragua no es única, no tenemos algo que digamos nadie más lo tiene; no hay petróleo, diamantes, no tenemos plutonio.

Lo único que tenemos es mano de obra, pero eso se puede encontrar en cualquier parte, de tal manera que si uno ve a Nicaragua con riesgos, si ve que aquí hay represión, que la gente tiene miedo, entonces uno se va a otro lugar. La Nica Act no necesariamente congela los fondos de las multinacionales, solo instruye al representante del gobierno de los Estados Unidos a que vote en contra de cualquier préstamo a Nicaragua. Si los otros miembros de las multilaterales deciden proceder en contra de los deseos de los Estados Unidos, los préstamos podrían ser aprobados, algo sumamente improbable, pero posible.

¿Cuánto tiempo le tomará a la economía de Nicaragua recuperarse de esta crisis?

Depende de cuánto nos hundamos. Supongamos que nosotros no nos seguimos hundiendo en el 2019, lo cual lo veo muy difícil, nos va a llevar por lo menos siete años recuperarnos. Si sigue la represión, si siguen las acciones como las hechas con Michelle Richardson o Carlos Fernando (Chamorro), es difícil pensar en una recuperación. Nada de esos hechos inspira confianza en el hombre de negocios. Si esto sigue, entonces la economía seguirá hundiéndose.

Belli  es parte de la Comisión Económica y de la Comisión Social de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social. Melvin Vargas/END

La recuperación dependerá de lo que dure la situación actual y de los daños que sufra la economía. Entre más pronto se acabe la represión y la incertidumbre, más pronto nos recuperaremos. Entre más pronto lleguemos a una fecha para elecciones anticipadas, menores serán los daños y más pronta la recuperación. Esto no es un problema económico, de tal manera que ni el Fondo Monetario ni el Banco Mundial, ni ningún economista, tienen los instrumentos para decir: esto va a suceder. Porque el problema es político, depende de lo que el gobierno haga.

¿Quien es?

Pedro Belli es Doctor en Economía, graduado en la Universidad de California en Berkeley.

Fue profesor en la Universidad de California y en el INCAE. También fue miembro del staff del Banco Mundial.

Actualmente es parte de la Comisión Económica y de la Comisión Social de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides).