• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Representantes de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), han decidido tomar sus medidas de seguridad para el resguardo de la información de las denuncias de los familiares de las víctimas de la represión por parte de autoridades de gobierno, que se ha desatado en los últimos ocho meses en Nicaragua.

La coordinadora del área jurídica de la CPDH, Carla Sequeira, señala que ante las condiciones de persecución contra Organizaciones No Gubernamentales de derechos humanos, también han tomado medidas para el resguardo de sus instalaciones, debido a que desconocen los planes del gobierno contra este organismo.

La CPDH es la última organización independiente que trabaja en el tema de denuncias y acompañamiento a las víctimas de la represión en Nicaragua.

Sequeira indicó que después de las amenazas y la salida del país de los representantes de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (Anpdh) y el despojo de la personería jurídica e intervención del gobierno contra las instalaciones del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), la CPDH es la única que aún tiene abiertas sus oficinas.

Indicó que CPDH entregó en los plazos establecidos la documentación que demanda el Ministerio de Gobernación.

“Si bien es cierto que desde hoy viernes 21 de diciembre hasta el 7 de enero, el personal sale de vacaciones, siempre habrá un equipo monitoreando los procesos judiciales en los juzgados de Managua y estará un equipo pendiente de denuncias”, aseguró Sequeira.

Comentó que aún continúa activa la represión contra toda persona que participó, apoyó o se pronunció a favor de las protestas en contra del gobierno de Nicaragua.

“Por ejemplo, sobre la cancelación del permiso de operaciones de varias gasolineras, no hay un comunicado oficial, y según la información que tenemos, ni a los dueños de estas empresas les dan dejado en claro por qué se les cierra”, dijo Sequeira.

La defensora de los derechos humanos considera que las medidas en contra de los dueños de gasolineras es una forma de represalia porque estos empresarios mostraron su apoyo a los tres paros nacionales que han sido convocados por el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep).

“De ser así, esta sería otra forma de represión, otra violación a los derechos de la libre empresa y al derecho a laborar, porque al personal de estas gasolineras se les manda al desempleo”, dijo Sequeira.