• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

El cardenal Leopoldo Brenes, arzobispo de Managua y presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua pidió a los sacerdotes de los templos de la arquidiócesis capitalina acercarse a las personas o familias que están sufriendo en estos momentos en que Nicaragua atraviesa una crisis.

En una misa en la que se ha orado por los privados de libertad, especialmente por aquellos que fueron detenidos en el contexto de las protestas y por las madres que han perdido a sus hijos en este año el cardenal pidió más unidad entre los nicaragüenses.

Lea: Sacerdote atacado con ácido por mujer rusa sale de cuidados intensivos

"Esta Navidad será diferente. Hay tristeza, no en una familia, sino que en varias y no sabemos cómo celebrarán", dijo el cardenal durante la homilía de esta mañana en la Catedral de Managua.

El prelado señaló que las palabras de las lecturas bíblicas del tiempo de adviento da ánimos para celebrar la Santa Navidad en fe, en confianza y en esperanza desde el estilo de María.

"Invito a que podamos transmitir un consuelo de esperanza, que en estos días podamos visitar a una persona que sabemos que está triste", añadió Brenes.

De interés: SIP denuncia los "graves atropellos" contra la prensa en Nicaragua

Tras finalizar la eucaristía en la catedral de Managua el cardenal Brenes pidió a los católicos acercarse a las personas que están sufriendo.

"He orientado a los sacerdotes que si conocemos en nuestras parroquias de personas que están sufriendo que nos acerquemos a ellas”, reiteró Brenes.

Brenes insistió que en medio de situaciones tan difíciles como las que ha atravesado Nicaragua en los últimos ocho meses, siempre se puede llevar un mensaje de consuelo y de esperanza a aquellas personas que verdaderamente están triste y desconsoladas.

Además: Lucía Pineda Ubau es presentada en los Juzgados de Managua

Nicaragua vive una crisis que ha dejado más de 300 muertos, miles de heridos, más de 600 personas encarceladas por haber participado en las protestas y miles de auxiliados ante amenazas, asedio y persecución.

En el contexto de la crisis los sacerdotes de la iglesia católica de Nicaragua también han sido víctimas de agresiones.