• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Los obispos de Nicaragua llamaron a celebrar Navidad llevando consuelo a quienes sufren, ya que muchas familias lloran por la muerte de un familiar, el encarcelamiento, el exilio o la pérdida del trabajo, como consecuencia de la crisis sociopolítica iniciada en abril pasado.

“Cómo voy a celebrar la Navidad, me decía alguien, yo perdí mi trabajo; hay tristeza, me decía otro; mire tengo unos familiares privados de libertad. Esa familia va a estar triste, en esa familia uno de sus hijos falleció en este tiempo, son situaciones muy difíciles, personas que están fuera del país, es una Navidad como muy especial”, dijo el cardenal Leopoldo Brenes, arzobispo de Managua y presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN).

El jerarca católico reiteró que ha “orientado a los sacerdotes que en las parroquias, donde conocemos que hay una persona que está triste, con alguna dificultad, qué hermoso que podamos ir a ella. En medio de situaciones tan difíciles, podemos también llevar un mensaje de consuelo, de esperanza, a aquellas personas que pueden estar verdaderamente tristes y desconsoladas".

“Hemos dicho que debemos celebrar una santa Navidad, unidos a Jesús, en familia con mucha austeridad. Le he dicho a mi hermana, mirá no podés comprar juguetes para los niños; tenemos que estar en familia, dejemos de ir a otros centros de distracción”, comentó.

Cardenal Leopoldo Brenes. Melvin Vargas/END

Un año de desencuentros

Monseñor Silvio Báez, obispo auxiliar de Managua, al reflexionar sobre el evangelio de este cuarto domingo de adviento, indicó que la Virgen María “nos enseña a ser siervos del Señor, visita a su prima no para dañarla, no para arrebatarle la dignidad, ni espacio ni bienes, va para atenderla y ofrecerle sus servicios".

"Quien es siervo de Dios, lo demuestra siendo siervo de los demás. Hay que encontrarnos para servir, no para humillar y producir dolor", enfatizó Báez, y agregó que "hemos vivido un doloroso año de desencuentros, secuestros de personas, de allanamientos de casas, de violencias; no hemos aprendido a visitarnos, a encontrarnos en el calor humano", añadió.

"Una sociedad no se puede construir sobre allanamiento y violencia, sobre el irrespeto y despojo de la dignidad y de los bienes de los demás", enfatizó el obispo Auxiliar de Managua.

Por su parte, monseñor Rolando Álvarez, obispo de Matagalpa, expresó que “esta situación que vivimos (en Nicaragua), a todos los niveles nos ha obligado a volver nuestra mirada a lo esencial, que es Cristo y los hermanos; en definitiva, esa es la Navidad”.

“Por respeto al dolor y al sufrimiento que los hermanos están viviendo”, sostuvo Alvarez, “he decidido desearles santa Navidad, y no porque desearnos feliz Navidad sea malo, sino porque queda la pena de poder herir el sentimiento del que sufre, se puede sentir irrespetado, porque puede tener un llanto en su corazón. Por eso he decido desearles una santa Navidad, que abarca lo feliz y nos permite estar más consiente que la santidad viene por Dios, que se hace niño”, añadió.

Ora por los periodistas

El cardenal Leopoldo Brenes aconsejó a los periodistas ser prudentes, deseando que se pueda seguir ejerciendo en Nicaragua un periodismo responsable y comprometido con la verdad.

“Mi oración para que el Señor los cuide y ustedes puedan siempre transmitir una noticia veraz, que informen de una manera objetiva y deben tener la esperanza de seguir adelante con confianza en el Señor”, expresó Brenes al referirse a los cierres de medios de comunicación por órdenes del Gobierno.