• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

El presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, cardenal Leopoldo Brenes Solórzano, ofreció la misa de Noche Buena al pueblo de Nicaragua que atraviesa por una crisis sociopolítica que inició hace ocho meses.

El arzobispo de Managua, nuevamente deseó “santa Navidad” en lugar de la acostumbrada “feliz Navidad”, por el luto entre los habitantes de esta nación centroamericana.

“Esta es una noche especial, es una noche santa donde Dios se hizo hombre igual a nosotros menos en el pecado. Él vino a cambiar la historia de la humanidad, pidámosle que cambie nuestra historia” , exclamó el cardenal Brenes al iniciar la tradicional Misa del Gallo que este año comenzó al menos 90 minutos antes en relación a años anteriores, cuando se ofrecía a las 7:00 p.m.

El jerarca católico señaló que la Noche Buena para los humildes y sencillos “porque los poderosos pueden ser soberbios a veces y esconderse en sus propios placeres”.

CRISTO LUZ DEL CAMBIO

En la misa de Noche Buena celebrada en la Catedral Inmaculada Concepción de María donde estuvo acompañado de su mamá Lilliam Solórzano, el cardenal Brenes señaló que Cristo es la luz del cambio.

Cardenal Brenes pide unidad en mensaje de Navidad / Nayira Valenzuela

“Cristo es la luz del cambio que nos ilumina a todos (…). Todos somos iluminados por la luz de Cristo; pero hay quienes no se quieren dejar iluminar”, subrayó el purpurado nicaragüense.

Después de la misa, en declaraciones a los periodistas, el cardenal Brenes confesó que lo que más le preocupa como pastor es la división entre las familias nicaragüense como consecuencia de los acontecimientos políticos de este año.
“Hay familias de cuatro donde tres están contra uno y uno contra tres o hay dos contra dos“, lamentó.