• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

El Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) realizará una sesión extraordinaria sobre la crisis Nicaragua el próximo 27 de diciembre.

Según el calendario de sesiones de la OEA, la asamblea extraordinaria para abordar la crisis de Nicaragua fue solicitada por Canadá, en representación de Grupo de Trabajo para Nicaragua de este organismo.

La información también ha sido dada a conocer por Paula María Bertol, representante permanente de Argentina ante la OEA, quien también es miembro del Grupo de Trajo para Nicaragua.

“Debemos seguir trabajando para que puedan recuperar sus derechos humanos y hacer efectivos todos los pedidos de la comunidad internacional. Nicaragua merece vivir en libertad de una vez y para siempre. El 27 nos reuniremos en la OEA, los vamos a seguir acompañando”, escribió la representante de Argentina en respuesta a un mensaje del secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Paulo Abrao, en el que pedía recordar durante la Navidad a los muertos y a las personas encarceladas por haber participado en las protestas de Nicaragua.

Por su parte el presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado, manifestó en un video que aprovecharán la sesión de la OEA, para denunciar las violaciones a derechos humanos ocurridas en Nicaragua, incluida la detención de la periodista Lucía Pineda Ubau, quien también tiene nacionalidad costarricense.

Grupo de trabajo solicita sesión sobre Nicaragua en la OEA / Archivo La sesión de la OEA se dará una semana después que el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) emitiera un informe en el que sostiene que el Estado de Nicaragua ha cometido crímenes de lesa humanidad para disolver las protestas y señala a la Policía Nacional de dirigir los operativos durante la crisis que estalló el pasado 18 de abril.

La OEA informó este domingo que el informe del GIEI era respaldado por el organismo.

El informe del GIEI también demostró que el uso de armas de fuego, incluso armas de guerra, para dispersar las manifestaciones “pacíficas” de la población fue “progresivo”.