• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

El Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) concluyó que el ataque a los manifestantes en la marcha del Día de las Madres, fue perpetrado por la Policía y dejó un saldo de al menos seis personas muertas solo en el perímetro entre la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI) y el estadio nacional de beisbol de Managua.

El GIEI señala que la policía “emitió al día siguiente de los hechos un comunicado de prensa manifiestamente falso, que parece haber tenido la finalidad de encubrir su responsabilidad en los hechos”.

El informe de 465 páginas, presentado en Washington, tiene un capítulo dedicado a lo ocurrido el 30 de mayo. Sobre el origen del ataque, el GIEI explica que no hay suficiente evidencia para determinar cómo iniciaron los hechos, pero confirma el ataque armado de los policías, apoyados por civiles encapuchados, contra los manifestantes que se resguardaban detrás de una barricada.

END

Luego relata la agresión de estos mismos elementos contra los marchistas que retrocedían hacia la Universidad Centroamericana (UCA).

“Durante la jornada del 30 de mayo en Managua, la Policía Nacional y grupos de choque desplegaron acciones que implicaron el uso letal de armas de fuego y en cuyo marco seis manifestantes fueron asesinados y una gran cantidad recibió heridas de consideración”, detalla el informe.

La otra manifestación

Con los archivos audiovisuales, el GIEI estima que el ataque pudo haber iniciado a las 4:00 p.m., cuando un grupo de manifestantes estaba en la avenida universitaria.

“En este primer tramo dos manifestantes fueron alcanzados por disparos de armas de fuego y una importante cantidad de personas fue herida de gravedad”, revela el GIEI, precisando que 85 personas fueron hospitalizadas por esos ataques.

En ese incidente es asesinado el niño Orlando Daniel Aguirre, de 15 años, con un disparo en el tórax. Indican que a las 5:00 p.m., Maycol Cipriano González Hernández recibió un disparo en el abdomen cuando estaba en las inmediaciones del estadio nacional de beisbol, y posteriormente murió.

El GIEI plantea la posibilidad de que el ataque haya iniciado cuando un grupo de manifestantes se acercó a un cordón de seguridad instalado cerca del estadio.

“Los datos falsos de la policía y la escasez de fuentes de información han hecho difícil esclarecer cuál fue el origen de los incidentes”, concluyen los expertos.

El GIEI considera que existe incongruencia en la versión de la Policía sobre los hechos, ya que mencionan que el incidente comenzó a la 5:30 p.m., una hora y media después del tiempo que resulta de la investigación.

Además, las autoridades reportan que las personas que participaron en la marcha atacaron a sandinistas que estaban en otra manifestación, a pesar de que los escenarios estaban a dos kilómetros de distancia.

Lo comprobado

“Se encuentra probado que poco antes de las 17:30 horas tuvo inicio un ataque perpetrado en forma directa por efectivos policiales y personas de civil que actuaron junto con ellos”, concluye el informe del GIEI.

La organización detalla que después que los manifestantes hicieran barricadas frente a la UNI, policías y civiles armados atacaron a balazos con fusiles AK, escopetas y pistolas.

En esa ofensiva “fueron asesinados Jonathan Eduardo Morazán Meza y Francisco Javier Reyes Zapata, ambos por disparos de arma de fuego en el cráneo (…). También Daniel Josías Reyes Rivera había sido herido por un impacto de arma de fuego en el abdomen, que le provocó la muerte”, según el GIEI.

El informe precisa que los manifestantes fueron atacados cuando se replegaban hacia el sector de la UCA. “Edgard Isaac Guevara Portobanco concurrió al lugar para apoyar a ese grupo. Fue aproximadamente en ese horario, mientras circulaba sobre la Avenida Bolívar en el sector próximo a los semáforos de ENEL Central en dirección al Lago, cuando fue alcanzado por disparos de arma de fuego en el tórax”, precisa la organización.

El GIEI relata en su informe que el ataque a la Nueva Radio Ya, se produjo debido a que algunos manifestantes creían que desde sus instalaciones los estaban atacando.

“El material audiovisual disponible permite escuchar que en ese mismo momento algunos manifestantes comenzaban a exclamar en contra de esa emisora, mientras otros promovían un ataque contra sus instalaciones”, precisa el informe.

También detalla que a las 6:50 p.m. las oficinas de Caja Rural Nacional (Caruna) y algunos vehículos fueron incendiados.

Informe de policía

El GIEI asegura que la Policía Nacional presentó una versión tergiversada de los hechos que procuró ubicar a los efectivos de esa fuerza y a personas que participaban del acto oficial como víctimas de un supuesto ataque que no pudo haber ocurrido en las circunstancias de tiempo y lugar que allí se indican.

Incluso, otras dos personas identificadas como militantes del FSLN, fueron reportadas como muertas en el ataque, Kevin Antonio Coffin Reyes y Heriberto Pérez Díaz. El GIEI afirmó que ambos no pudieron haber muerto en el escenario planteado por la Policía ya que la policía los ubica en dos lugares casi al mismo tiempo, primero en una marcha sandinista a las 5:21 p.m. y después en el lugar de los ataque a las 5:31 p.m.

“Sin embargo, al dato evidentemente falso sobre la pretendida presencia de participantes del acto oficial en un lugar distante de aquel y en un momento próximo a su conclusión, se suma la manifiesta contradicción entre las fuentes oficiales, en tanto es el propio listado entregado por el Estado a la CIDH el que registra que a las 17:30 horas ambos habían ingresado ya fallecidos al Hospital Militar”, afirma el GIEI.

“En suma, lo único claro sobre estos casos es que no ocurrieron como la Policía Nacional indicó. Lo expuesto permite afirmar que la Policía Nacional simuló un escenario que terminó conspirando contra el esclarecimiento de estas dos muertes”, revela el informe.

La Policía tampoco pudo demostrar que resultaran más de 20 agentes heridos por balas en ese suceso. “El GIEI solicitó al Estado los registros audiovisuales tomados por la personas presumiblemente vinculadas a la Policía Nacional pero no ha obtenido respuesta”