• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

El Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) analizó el poder de las redes sociales durante las protestas en Nicaragua, detectando que en tres de las más importantes redes sociales el tráfico digital sobre la crisis sociopolítica tuvo un alcance superior a los 1,500 millones de usuarios del 18 de abril al 30 de mayo.

Estuvieron en acción de 277,010 cuentas que colocaron casi tres millones de menciones a la situación de Nicaragua, las cuales fueron compartidos 7.3 millones de veces.

El GIEI desmiente que las redes sirvieran para un supuesto “golpe planificado”, porque “no hubo movimiento anormal en el periodo anterior, durante y posterior al periodo cubierto por la misión”. Las redes fueron para los nicaragüenses “un medio adicional”, explica.

END

El análisis de redes, sin incluir WhatsApp, reveló que los manifestantes usaron Twitter, Facebook y YouTube para pedir auxilio, denunciar los abusos policiales, divulgar convocatorias de marchas, identificar a víctimas, informar sobre inseguridad o presencia de grupos parapoliciales y comunicar todo su descontento social.

Twitter tuvo 275,866 usuarios con 2.9 millones de menciones a Nicaragua, 4.8 millones de retuits y un alcance a 1,507 millones de cuentas.

En el caso de Facebook se compartieron más de 2.5 millones de veces en 42 días los contenidos de 2,000 usuarios, con un alcance de 40 millones de cuentas.

En YouTube hubo 1,261 usuarios que subieron a sus canales vídeos sobre la crisis, esto permitió que el tema de las protestas en el país alcanzara a otros 33 millones.

El GIEI estima que las redes sociales fueron un impulso para que la comunidad internacional se interesara en el caso de Nicaragua y los llamados de respeto a los derechos humanos de los nicaragüenses se intensificaran.

El trabajo del GIEI

Desde el 2 de julio que llegó a Nicaragua, el GIEI tenía como misión coadyuvar en las investigaciones de los hechos ocurridos durante 42 días, desde el 18 de abril hasta el 30 de mayo.

END

La información recopilada no solo se limitó al territorio nicaragüense. El GIEI recogió testimonios y pruebas documentales en países, como España, Costa Rica, Honduras, Estados Unidos y México.

El grupo de expertos hizo su trabajo en Nicaragua apoyándose de fuentes abiertas. Realizó 23 talleres informativos, en los que recibieron a por lo menos 400 personas que brindaron sus testimonios sobre lo ocurrido en los meses de abril y mayo.

En los cinco meses que el Grupo de Expertos trabajó en Nicaragua logró hacer un informe de 465 páginas. Los datos que recoge van desde testimonios de las víctimas de la represión gubernamental, hasta los detalles técnicos de un peritaje de balística.

La misión enviada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) estuvo presidida por Amerigo Incalcaterra, Sofía Macher Batanero, Claudia Paz y Paz Bailey y Pablo Parenti, pero estaba apoyada por un equipo técnico interdisciplinario integrado por profesionales de diversas nacionalidades y especialidades.

Al llegar a Nicaragua, el GIEI tuvo dos reuniones con el Ministerio de Relaciones Exteriores; una el día de su llegada y otra el 20 de julio, con la intención de que le permitieran el acceso a toda la información necesaria, según el acuerdo tripartito entre la OEA, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y el gobierno nicaragüense.

Sin embargo, las nueve comunicaciones enviadas por el GIEI, en las que solicitan acceso a información oficial en casos de muertes, detenciones y juicios, nunca tuvieron una respuesta.

El GIEI registra que al menos 109 personas fallecieron, 95 por impactos de bala en el cuello, tórax y cabeza solo en los primeros 42 días de protestas. En ese mismo lapso unas 1,400 personas resultaron heridas, 599 de estas por impactos de bala, y 690 fueron detenidas.

Las numerosas personas muertas y heridas por impactos de bala hacen concluir al Grupo de Expertos que el patrón de respuesta del Gobierno fue el uso de armas de fuego, incluyendo armas de guerra, contra la población civil que protestaba.

Jóvenes víctimas

La mayoría de los muertos fueron jóvenes, 50 tenían menos de 25 años, de estos ocho eran menores de 18 años. Cabe mencionar que, de abril a mayo, murieron 107 varones y dos mujeres.

Los expertos, en su informe, presentan una breve reseña de los datos de cada uno de los 109 ciudadanos que murieron en el contexto de los primeros 42 días de protestas contra el gobierno del Frente Sandinista.

Para profundizar en cómo ocurrieron los hechos de represión en abril y mayo, que desataron muertes, destrucción de instituciones públicas, saqueos, levantamiento de tranques, heridos y detenciones ilegales, el GIEI tuvo que revisar más de 10,000 archivos audiovisuales.

Toda la información les llevó a considerar que el Gobierno de Nicaragua había cometido delitos de lesa humanidad.

En solo 42 días de protestas, el GIEI dictaminó que el Gobierno permitió el ejercicio “desproporcionado, ilegitimo, excesivo y arbitrario de fuerzas estatales y grupos paraestatales”.