• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

El sacerdote Eddy Rojas pidió permiso al viceministro de Gobernación, Luis Cañas, para evangelizar y dar asistencia espiritual a los ciudadanos encarcelados por haber participado o apoyado las protestas contra el gobierno iniciadas en abril.

El Ministerio de Gobernación ha informado que los manifestantes detenidos son 340 entre hombres y mujeres. Las organizaciones de derechos humanos afirman que son más de 600 los presos, por esa causa.

“Tenemos la fe y la esperanza que nos van a ceder el poder visitar a estos hermanos”, dice el vicario de la Pastoral Carcelaria de la Arquidiócesis de Managua en esta conversación con El Nuevo Diario.

¿HUBO COMPLICACIONES EN DICIEMBRE PARA EL TRABAJO ESPIRITUAL EN LAS CÁRCELES?

Lo que teníamos pendiente para este de mes de diciembre en las galerías de los privados de libertad se ha logrado. Durante el año se hizo un buen trabajo de evangelización, de formación espiritual e intelectual. Unas 26 parroquias se involucraron en esta evangelización, unos 15 sacerdotes están a mi llamado para las labores en las cárceles. Los sacerdotes están bien ocupados, son unos 100 miembros de la pastoral, entre laicos, los que realizamos este trabajo.

Atendemos los distritos de Managua, Masaya y Carazo. En los distritos de Managua hay muchos privados de libertad que son trasladados a La Modelo (en Tipitapa). En los distritos estamos trabajando, pero no muy intensamente; vamos a tratar de organizarnos mejor con las parroquias vecinas de los distritos en Managua.

¿LOS ENCARCELADOS DE LAS PROTESTAS TIENEN UN TRATO DIFERENTE?

Siempre he estado ahí, en las cárceles, pero no he tenido contacto con este grupo de presos; hasta ahorita estamos viendo si hay posibilidades que se pueda. Somos creyentes en el Señor, tenemos la fe y la esperanza de que se va a lograr, por el bien de ellos.

¿NO HAN PREPARADO ALGO PARA ATENDER ESOS CASOS?

El sacerdote Eddy Rojas. Oscar Sánchez/END

Nosotros le hemos hecho una propuesta al viceministro Luis Cañas, le he preguntado si hay posibilidades que nosotros podamos visitar a estos presos y mandamos una carta para ver si esto es posible, estamos esperando la respuesta; no sabemos todavía si nos van a decir que sí o no, pero tenemos la fe y la esperanza que nos van a ceder el poder visitar a estos hermanos. Hay interés de abrir ese canal y ayudarle un poco a monseñor Carlos Avilés (preside una comisión episcopal relacionada con la crisis). El tiempo está avanzando, creímos prudente echarle una mano, entonces mandé la carta al viceministro, pero lo hice con consentimiento del cardenal Leopoldo Brenes, porque no podía tomar esa decisión solo. Mandé la carta hace poco, la semana pasada, con autorización del señor cardenal.

¿QUÉ PIDE USTED EN LA CARTA?

Pedimos poder celebrar la misa, confesar, hacer retiros espirituales, ayudar en lo que ellos necesiten socialmente. Ellos no han podido todavía tener esa atención y se necesitaba solicitar el permiso. El señor cardenal tiene esperanzas, él ha estado preocupado porque quiere que también se evangelicen a estos hermanos y poder hablarles de Dios.

La pastoral interna (en la cárcel La Modelo), principalmente, me pregunta: Padre, ¿cuándo vamos a ir a evangelizar a esos hermanos? Bueno, digo yo, esperemos un tiempo y con la iniciativa de ahorita de pedir el permiso, pues, tenemos fe de que podremos hacerlo.

¿ESTA PASTORAL INTERNA CÓMO FUNCIONA?

Hay una pastoral dentro de las cárceles, tenemos un consejo central adentro, nos han cedidos una oficina en la Modelo y en la cárcel de mujeres, tenemos ahí los libros, computadora y el equipo para el sonido para evangelizar. Hay privados de libertad que tienen el permiso de evangelizar.

ENTONCES… ¿LA PASTORAL INTERNA TAMPOCO HA TENIDO CONTACTO CON ESTOS NUEVOS ENCARCELADOS?

Tampoco han tenido contacto, porque ellos están en una galería aparte, están aparte. En una galería hay entre 800 y 1,500 privados de libertad, pero debo explicar que siempre se ha establecido un control, primeramente, cuando llega un nuevo privado de libertad, tiene que haber seis meses de adaptación, no se puede llevarlo ahí no más a un grupo de evangelización, tienen que adaptarse al ambiente, a las normas. Después de eso, el privado de libertad decide si participa con la Iglesia Católica o Evangélica; entonces el privado puede participar, dependiendo también del delito, eso tiene que ver mucho.

SE ESCUCHAN QUEJAS DE AQUE A ESE GRUPO DE PRESOS SE LES MALTRATA… ¿USTED QUE LO HA ESCUCHADO?

Eddy Rojas pidió permiso para visitar a los protestantes presos. Oscar Sánchez/END

Las misas las hacemos casi diario en La Modelo, más que todo en las mañanas, a veces tengo tres misas. En la cárcel de mujeres hay menos misas, ahí damos hasta dos o tres en la semana y hacemos muchas confesiones, aunque no todos los días. Ahí adentro, donde están los presos comunes, que les hayan hecho daño, eso no lo he escuchado, no voy a mentir.

¿LA CRISIS COMPLICÓ EL TRABAJO?

Traté de no abandonar a los presos, durante los tranques siempre iba en vehículos, cuando podía pasar los tranques; o me iba en moto por vereda y llegaba al lugar para hacer mi trabajo pastoral. Los que tuvieron complicaciones fueron los laicos, pero en cuanto a mí, siempre visité a los presos.

Tengo tres años de estar en esta misión, el trabajo ha sido bastante grande, la población católica ha ido creciendo en las cárceles, tenemos misioneros internos y se ha logrado evangelizar celda por celda. No he tenido problemas de entrada en las cárceles, estamos trabajando bien. Había como cierto miedo de ir, de parte de algunos de los laicos, sobre todo cuando estaban los tranques. Tengo algunos desertores en la pastoral, por el motivo de que tal vez les da miedito y el consejo de sus sacerdotes en la parroquia es decirles no, espérese, tenga prudencia; pero, son pocas las personas que se han separado de la pastoral. En La Modelo nos han cedido tres capillas, vamos buscando la cuarta capilla para dar mejor servicio a los internos de cada galería.

Esa es una de las metas para el próximo año. La otra es poder abarcar bien las delegaciones policiales en los distritos, formar más a nuestra gente dentro de la penitenciaría, colaborar un poco más socialmente. El plan es que la gente salga convencida de no volver a hacer las cosas por las que está ahí.

Donde estamos fuertes es en La Modelo y en la cárcel de mujeres, pero en los distritos trabajamos no intensamente por motivos de falta de pastoreo en el lugar. Con las parroquias vecinas, tal vez por el factor tiempo, no se ha podido lograr evangelizar mejor, intensamente, en las delegaciones policiales.

¿HA DISMINUIDO LA CAPTACIÓN DE AYUDA PARA LOS ENCARCELADOS?

Tal vez por la situación económica ha disminuido, pero no mucho. La gente busca cómo resolver, las madres siempre llegan con sus morralitos.

Hay crisis en el país, sí la hay, y no debe ser fácil para el Gobierno manejar ocho mil, nueve mil personas privadas de libertad y darles de comer los tres tiempos. Hay gente que necesita su Biblia, un mensaje de aliento, medicinas que escasean, hay que buscar cómo ayudarles.

El sacerdote Eddy Rojas dice que los protestantes presos tienen muchas necesidades. Oscar Sánchez/END

Hay muchas necesidades, hay gente muy pobre privada de libertad y hay gente a la que nadie visita, extranjeros que nadie visita y hay que echarles una mano como cristianos. En este mes, es bastante el trabajo.

¿PARTICIPARON EN LA MEDIDA QUE TOMÓ EL GOBIERNO DE EXCARCELAR A MAS DE MIL?

No, ellos son los expertos en temas carcelarios y manejan la situación de cada quien. Ellos no nos consultan. Me hubiese gustado haber puesto en esa lista los nombres de algunas personas que conozco, pero son gente con 28 años de sentencia. He escuchado que le dan prioridad a quienes tienen penas de cinco años para abajo. Tengo mi gente a la que podría recomendar, pero los expertos son ellos, mi rama es la salvación de las almas.

¿Quién es el padre Eddy Rojas?

El padre Eddy Rojas Rodríguez tiene 28 años de ser sacerdote. Fue director de Caritas de Nicaragua. En 2009 fue declaro Hijo Dilecto de Ticuantepe, por su trabajo social de más de 20 años. En 2015 fue nombrado vicario de Pastoral Carcelaria de la Arquidiócesis de Managua.