• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

La procesión del primero de enero, con la imagen de Jesús Sacramentado y la cual se efectúa en cada inicio de año desde 1968, se realizará sin necesidad de un permiso policial, porque nunca se ha requerido, afirmaron representantes de la Iglesia Católica de Managua.

Sor Arelly Guzmán, encargada administrativa de la Catedral de Managua, afirmó que la ya tradicional procesión se realizará como todos los años, sin necesidad de autorización policial.

Por su parte, el sacerdote Rodolfo López, vicario de la catedral de Managua, indicó que la procesión se realizará con base en la misma ruta que ha llevado en años anteriores: saliendo de la rotonda Cristo Rey, como punto de concentración, y finalizando en el atrio de la catedral Metropolitana.

“Hay muchos devotos para esta solemnidad, esperamos la mayor concurrencia de los fieles”, recalcó el cura Rodolfo López.

Vista de la procesión del primero de enero de 2018. Archivo/END

El padre Róger Martínez, párroco del Santísimo Redentor, dijo que como comunidad parroquial se unirán a la celebración magna de catedral, demostrando que son una sola iglesia que peregrina y anuncia la palabra de Dios.

Esta procesión se realiza el primer día de cada año desde el año 1968, y quedó establecida como parte de una jornada mundial de oración por la paz y este año es encabezada por el cardenal monseñor Leopoldo Brenes, Arzobispo Metropolitano de Managua, junto a otros sacerdotes y obispos.

El cardenal Brenes invitó a los católicos a participar en la tradicional procesión del primero de enero, a pesar de la crisis sociopolítica.

"Hagamos el esfuerzo por participar este primero de enero en la procesión con Jesús Sacramentado saliendo como cada año del colegio Cristo Rey en Managua, a la 13:00 horas”, dijo el cardenal en una carta dirigida a los sacerdotes de la Arquidiócesis de Managua, Masaya y Carazo, y distribuida a los medios de comunicación.

El religioso consideró que pese a que el 2018 estuvo "marcado por una crisis política, con efectos diversos", el clero debe "animar a nuestros fieles" a participar en esa procesión, que culminará con una Santa Misa en la Catedral de Managua.

"Motivemos a los fieles a participar en esta actividad y difundamos el mensaje del Papa, para esta jornada, donde nos exhorta a motivar especialmente a los laicos comprometidos en el ámbito social, a trabajar para que la buena política esté al servicio de la paz", indicó el líder religioso.

Asimismo, Brenes apeló a que "la Madre de Dios y Madre de la Iglesia, ruegue por nosotros y nos ampare de todo peligro".

La procesión de año nuevo en Managua es, por lo común, multitudinaria y tras recorrer las avenidas de la capital de Nicaragua, termina en el atrio de la Catedral, con un sermón que lo ofrece el cardenal Brenes.