•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un incendio arrasó con las instalaciones de un asilo de ancianos en Chinandega. El siniestro ocurrió cerca de las 8:30 de la noche de este domingo sin lamentar pérdidas de vidas humanas, gracias a que los 22 adultos mayores lograron refugiarse en la parroquia de Nuestra Señora del Rosario, ubicada a pocos metros de este centro.

"Los de la Cruz Roja están revisando en estos momentos sus signos vitales... gracias a Dios se logró sacar a todos los ancianitos y solo uno de ellos tuvo que ser trasladado al hospital", expresó el sacerdote Douglas Guevara, párroco de la iglesia Nuestra Señora del Rosario.

 Bomberos reportan cinco incendios en cuatro días en Nicaragua

El sacerdote relató que "estábamos aquí afuera preparándonos para un convite después de la pastorela y miramos que un medidor estaba echando chispas, apagamos las luces de la iglesia, pero vimos que del asilo ya estaba saliendo humo y entonces empezamos a tocar las campanas para que la gente viniera a ayudarnos".

Además de los bomberos de la ciudad de Chinandega, varios camiones con pipas de agua del ingenio Monterrosa se hicieron presentes para ayudar a sofocar el incendio.

Centenares de chinandeganos también se acercaron al asilo para tratar de ayudar y ponerse a la disposición de los socorristas que llegaron a atender la emergencia.

Bomberos afectados

Ronald Palma, voluntario de la Asociación Civil de Bomberos de Chinandega, tuvo que ser asistido por socorristas de la Cruz Roja, porque presentaba signos de intoxicación debido a que aspiró mucho humo cuando se dispuso a verificar que ningún anciano estuviera atrapado en el lugar lleno de humo y fuego.

Además de Palma, otros ocho bomberos resultaron afectados por la inhalación de humo al momento que brindaban sus servicios.

 Niño provoca incendio en vivienda del barrio Jorge Dimitrov

El fluido eléctrico en la ciudad de Chinandega fue interrumpido por algunas horas por la empresa distribuidora de electricidad, tras el inicio del siniestro, como una medida de precaución para evitar que el fuego se propagara a otras viviendas.

Algunos de los ancianitos que fueron rescatados. Archivo/END

El asilo está bajo la administración de la iglesia católica de Chinandega y el encargado es el sacerdote Fray Francisco Solórzano.

 ​Incendio reduce a cenizas negocio en Jinotepe

Pobladores de Chinandega afirmaron que los ancianos necesitaban lámparas porque están sin energía eléctrica. También agua, termómetros, medicinas, ropa y cobijas.