•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Una gran cantidad de policías antimotines fueron desplegados este martes en toda la ruta de la peregrinación por la paz a que había convocado la iglesia Católica para este 1 de enero, pero que fue suspendida por la Arquidiócesis de Managua la noche del 31 de enero.

A ambos lados de las vías, desde el colegio Cristo Rey hasta la puerta exterior de la catedral de Managua, había oficiales armados, sin que se conociera el motivo del despliegue.

 Iglesia fue advertida de peligro en procesión

Los oficiales portaban fusiles AK-47 y escopetas, escudos antidisturbios y se movilizaban en camionetas doble cabina y microbuses.

Se esperaba que este martes miles de católicos participaran en la ya tradicional procesión con la imagen de Jesús Sacramentado, una peregrinación que se realiza desde 1968 en Managua, y que en esta ocasión sería parte de una jornada mundial de oración por la paz en los países en conflicto.

 Gobierno arremete contra Almagro

Los agentes estaban ubicados exactamente desde el colegio Cristo Rey hacia el sur, en la rotonda del mismo nombre, en las paradas de buses antes de llegar al edificio Faustino Ruiz, de la Policía, en las paradas de buses de la rotonda Rubén Darío y alrededor de la catedral de Managua.

Camionetas con antimotines estuvieron patrullando las vías que conducen a la catedral. Óscar Sánchez/END

La iglesia Católica solo celebró una jornada de oración y una misa dentro de los terrenos de la catedral, por la tarde.

Los policías permanecieron en el portón oeste de la catedral hasta que finalizó la actividad religiosa.

 ​Miguel Mora y Lucía Pineda, en aislamiento total

Llamó la atención que fotógrafos oficialistas estuvieron en la actividad religiosa, haciendo fotos a los feligreses que estuvieron participando de la jornada de oración y la primera misa del año, que se llevó a cabo en las afueras del templo. Algunos asistentes al acto religioso calificaron eso como parte de la campaña de intimidación del gobierno.