•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

A diferencia de Managua, la Diócesis de Matagalpa realizó este martes la peregrinación por la paz, con la imagen de Jesús Sacramentado recorriendo las calles de la ciudad, tras la celebración de una eucaristía en la que monseñor Rolando Álvarez dijo que la clase política nicaragüense tiene un “desafío histórico” en este tiempo.

El obispo de Matagalpa, ante una multitud de fieles católicos que se congregaron este primero de enero en la Catedral San Pedro Apóstol, dijo que la clase política “ya no tiene marcha atrás… O se hace historia como artesanos de paz o se hace historia como destructores de la paz”.

 Policía se tiende en ruta de peregrinación católica

“O se hace historia como artesanos de la democracia o se hace historia como destructores de la democracia”, advirtió monseñor Álvarez, quien acogió las palabras que envió el Papa Francisco en su mensaje del primer día del año.

Por esa razón, agregó, Nicaragua necesita una “nueva generación de políticos jóvenes”, que respeten la “pluralidad ideológica” y también la “diversidad de pensamientos”.

“Políticos jóvenes y jóvenes políticos que se arriesguen por construir nuevos senderos, mejores que aquellos que hemos podido construir hasta ahora”, destacó Álvarez.

 ​​Iglesia católica celebra misa campal a favor de la paz en Nicaragua

Durante la homilía celebrada antes de la procesión, el obispo comentó que la política es un arte que debe contribuir al bienestar y el progreso de un pueblo. 

“No se vive de la política, se hace política para vivir al servicio del pueblo, el político por eso es un servidor público”, dijo con firmeza el obispo católico. 

La auténtica cultura de paz que debe promover la clase política, agregó, debe estar dirigida al entendimiento, al “respeto a los derechos fundamentales de los demás, de justicia, y de fraternidad”, una virtud que solo comienza en la “familia reconciliada”.

“La política se presenta como una magnífica oportunidad de ayudar a construir la paz, nunca estar a favor de la guerra ni promoverla; un político que no sirve a la paz, nunca podrá servir para ser político”, manifestó. 

Servir al pueblo 

Álvarez advirtió que parte del desafío permanente de quienes ejercen la política es “entretejer armonía” para el progreso y la civilización.

“La política está, debe estar al servicio de los pueblos, de ahí que la política no debería ser un mecanismo para sacar provecho, ventajas, menos aún servirse de la gente para fines egoístas y personales”, explicó. 

 Iglesia pide apoyo policial para procesión

Contar con políticas auténticas en una nación, exclamó monseñor Álvarez, trae el progreso que beneficia exclusivamente a la comunidad o región de cualquier país. 

“Todos, como un pueblo, necesitamos de estos políticos; sólo con políticos así, un país, una nación pueden salir adelante (…) Hombres y mujeres que más que responder a los intereses de un partido, respondan a los intereses de una patria; hombres y mujeres que hagan patria, auténticos patriotas”, enfatizó.

El pueblo católico recorrió las calles de Matagalpa durante media hora, participando así en la 52 Jornada Mundial de Oración Mundial por la Paz.