•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El pasado 27 de diciembre, el padre Mario Guevara fue sometido nuevamente a una cirugía de injerto de piel, debido a las quemaduras de tercer grado que le provocó el ácido sulfúrico que le arrojó la rusa Elis Leonidovna Gonn el pasado 5 de diciembre.

El padre Rodolfo López, vicario de Catedral de Managua, dijo que el sacerdote Mario Guevara

está estable, a pesar de las complicaciones que siempre ha presentado por los problemas de diabetes.

“El padre se está recuperando, él pasará por varias cirugías y de la última salió bien”, dijo López, mientras refiere que el deterioro de la piel, por los procesos quirúrgicos ha sido notorio en el desmejoramiento de su salud.

El presbítero Mario Guevara aún continúa en el Hospital Vivian Pellas, ahí se le han practicado las reconstrucciones de piel, la primera en el rostro y la última en la parte trasera del cuello y  aún faltan cirugías en los brazos.

Sor Arely Guzmán refirió que a pesar de la estabilidad de la salud del padre, él ha presentado un estado de desánimo por las múltiples intervenciones médicas que ha tenido.

“Él va recuperándose, aunque está delicadito, esperamos que todo vaya mejorando”, refirió la religiosa, quien ha afirmado que el sacerdote continúa hospitalizado, debido a chequeos e intervenciones que le han realizado después del atentado, que dio como resultado quemaduras de segundo y tercer grado.

La mujer le lanzó el ácido sulfúrico al sacerdote durante una jornada de confesiones en la catedral. La ciudadana rusa fue acusada por la Fiscalía de lesiones graves y exposición de personas al peligro.