• Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Adán Benavides Medina y Lucía Salazar Suárez son un matrimonio de la tercera edad que dedicó los mejores años de su vida al trabajo para comprar una propiedad para pasar su longevidad con tranquilidad.

Sin embargo, este anhelo de un día para otro les fue arrebatado, porque sujetos armados incursionaron a su propiedad de 1.5 manzanas de tierra, ubicada en la carretera Managua-Masaya el pasado mes de junio, cuando el país estaba sumergido en una crisis sociopolítica aguda.

Esa es la razón por la cual el matrimonio Benavides–Salazar ahora libra en los tribunales capitalinos, la batalla más importante de sus vidas, en busca de recuperar la propiedad valorada actualmente en 1.5 millones de dólares.

La disputa la están librando en dos juzgados civiles y dos penales, donde hasta el momento, según ellos, “no han visto resplandecer la justicia”.

La primera litis por la valiosa propiedad la entablaron en el Juzgado Noveno Distrito Civil de oralidad, donde el abogado Dexter Carrión, en representación de Juan Segundo Gaitán Arévalo, presentó una demanda de nulidad de título y cancelación de asientos registrales.

Juan Gaitán es quien presuntamente quiere quedarse con la valiosa propiedad, según los denunciantes.

El segundo juicio está en el Juzgado Tercero Distrito Civil de Managua, donde Juan Segundo promovió en el año 2017, a través de su abogado, una querella de amparo en la posesión a pesar de que en ese momento quienes estaban en posesión de la propiedad eran Adán Benavides y Lucía Salazar, explica su abogado, Pedro Almanza.

Se declaran incompetentes

Los dos juicios civiles estaban paralizados porque deben resolverse previamente los promovidos por la señora Lucía Salazar en la vía penal, explicó su apoderado judicial.

En el Juzgado Séptimo Local de la capital, Lucía Salazar interpuso una acusación por usurpación del dominio privado contra Juan Segundo Gaitán, pero el juez Wilfredo Miranda se declaró incompetente, señalando que la parte acusadora debe hacer su reclamo en la vía civil.

Por esta decisión, Lucía Salazar presentó una queja contra el juez Miranda en la Inspectoría Judicial, por considerar que su actuación es ilegal y que está contra lo que le mandata la ley.

En el Juzgado Tercero Local Penal de la capital, la jueza Nalía Úbeda rechazó la acusación que la pareja de la tercera edad presentó contra el abogado Dexter Carrión y Juan Gaitán, por la presunta coautoría de los ilícitos de falsedad ideológica, uso de falso documento, fraude por simulación y estelionato.

Pero al igual que el juez Miranda, la judicial Úbeda también se declaró incompetente para conocer del caso, rechazando la acusación y mandando a la parte reclamante a la vía civil, aseguró el abogado Pedro Almanza.