•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El sacerdote César Castillo, párroco de la Basílica Menor de San Sebastián, en la ciudad de Diriamba, del departamento de Carazo, dijo a El Nuevo Diario que este año las reconocidas fiestas patronales tendrán más fervor en detrimento de los jolgorios paganos, y se desarrollarán en una actitud de rogativa para que el santo mártir interceda ante Dios por la paz en Nicaragua y para que 2019 sea un año mejor.

Castillo dio por iniciados los festejos este primero de enero con la entrega de cintas al mayordomo, patrona y fiesteros, así como a los mayordomos de los diferentes bailes folclóricos que aportan brillo y colorido a la tradición.

“Las fiestas en honor a San Sebastián se harán fieles a la tradición, tenemos como única variación el hecho de que nos centraremos más en la parte de religiosidad, enfocándonos en las misas del novenario, en la oración y sobre todo en la adoración al santísimo sacramento del altar”, señaló el párroco diriambino.

Con relación al tope de los santos el 10 de enero, la iglesia de Diriamba dijo que una vez que tenga los detalles los dará a conocer a los medios de comunicación. Archivo/ END

Asimismo, dijo que habrá jornada de confesiones, que respetarán todas las tradiciones en sus días correspondientes, por lo cual la bajada del santo, que consiste en sacarlo del nicho en el que permanece durante todo el año, se realizará el 10 de enero.

En cuanto al tradicional tope, en el cual anualmente se congregan miles de personas provenientes de diversos departamentos del país, dijo que aún falta por definir los detalles que regirán el encuentro entre San Sebastián, San Marcos y Santiago, debido a que este año no participarán las imágenes de San Caralampio y San Antonio de Padua.

"Los bailes se mantienen, insistiendo en la parte de la promesa, muchos lo hacen por tradición y ahora les pedimos que vayan con actitud de promesa al patrono”, dijo el párroco de la Basílica Menor de San Sebastián, de Diriamba. Archivo/ END

Al consultarle sobre si ha hablado con el mayordomo, el señor Pedro Blandón Moreno, y la patrona, acerca de la organización de fiestas populares en la enramada dijo: “Hemos insistido en que no haya elementos festivos populares, por lo tanto no se van a realizar, eso sí, se mantendrá todo lo referente al ofrecimiento de alimentos, que es algo tradicional, donde un día se da nacatamales, otro rosquillas y cajetas, almuerzo y picadillo”.

Insistir en religiosidad

Señaló que el tema del tope lo verá directamente con monseñor Leopoldo Brenes  y que una vez que tenga los detalles los dará a conocer a los medios de comunicación.

“Queremos que las personas que participan en las festividades y casi no llegan a la iglesia se den cuenta que nos vamos a enfocar a la devoción y la rogativa, pidiendo la paz y la intercesión del santo.

Los bailes se mantienen, insistiendo en la parte de la promesa, muchos lo hacen por tradición y ahora les pedimos que vayan con actitud de promesa al patrono”, concluyó el párroco de la Basílica Menor de San Sebastián, de Diriamba.